Series
|
04/10/2021

El juego del calamar: La polémica en torno a un número telefónico real que apareció en la serie

Según los reportes, un hombre de 40 años -dueño de la línea telefónica- está recibiendo miles de llamadas por día, efectuadas por fanáticos de la serie.

Ya te comentamos que El juego del calamar es una de las series que más está dando que hablar por estos días, pero lo cierto es que la producción surcoreana generó diversos titulares recientemente debido a una polémica. Todo se debe a un grave error de la productora Siren Pictures Inc y Netflix, compañías que permitieron que en una de las escenas del primer episodio aparezca un número telefónico real al que muchos fans terminaron llamando.

Según The Korea Times, un hombre de unos 40 años que vive en la provincia de Gyeonggi le dijo a la emisora coreana MBC que estaba recibiendo hasta 4.000 llamadas telefónicas por día, a veces en las primeras horas de la mañana. El hombre, que inicialmente no había oído hablar del programa, primero pensó que eran llamadas no deseadas.

Además, el sujeto en cuestión le dijo a MBC que no quiere cambiar su número ya que lo ha usado durante una década y está vinculado a su negocio. Se dice que Netflix está discutiendo el problema con el dueño de la línea y trabajando para encontrar una solución.

El juego del calamar. Foto: Netflix.

Si bien el propietario actual del número se ha quejado de la molestia, un político coreano llamado Huh Kyung-young busca capitalizar el éxito del programa, ofreciendo 100 millones de wones (algo así como unos 85 mil dólares estadounidenses) para comprar la línea de teléfono.

“Escuché que el propietario del número de teléfono que se muestra en una tarjeta de presentación en El juego del calamar está sufriendo daños graves por llamadas en broma. Me gustaría comprar la línea por 100 millones de wones”, escribió Huh Kyung-young, según The Times.

Cabe recordar que esta no es la primera vez que ocurre algo similar, ya que lo mismo pasó con Todopoderoso, la comedia protagonizada por Jim Carrey, Morgan Freeman y Jennifer Aniston, en la que Dios da a conocer su número telefónico, pero esa línea también resultó ser de una persona que empezó a recibir llamadas todos los días.