Foto: HBO

Game of Thrones finalizó hace unos meses con una octava temporada que cosechó gran disconformidad. Aún así, es innegable que sigue siendo una de las ficciones televisivas más aclamadas de todos los tiempos.

Un aspecto muy comentado sobre esta serie de HBO fueron sus constantes escenas de desnudez y de violencia, algunas de ellas estelarizadas por sus principales personajes. Tal es el caso de Daenerys Targaryen, la reina de dragones interpretada por Emilia Clarke.

Durante las primeras temporadas del programa, ella se mostró sin nada de ropa en varias escenas. Por ejemplo, en una de ellas su personaje fue abusado sexualmente por parte de su esposo, el rey Dothraki Kahl Drogo, encarnado por Jason Momoa.

Pues bien, en el podcast del actor Dax Shepard, la actriz británica señaló que pese a que los desnudos no eran exigidos en su contrato, ella fue presionada por su jefes para rodar sin ropa de todas maneras. Aunque Clarke no se sentía del todo cómoda con tal pedido, terminó por cumplirlo porque era bastante inexperta e insegura como para dejar claros sus límites. Al respecto de ese tema, ella señaló:

«Tuve peleas en el set de grabación. Yo decía que no, me cubría con una sábana. Y me contestaban: ‘No querrás decepcionar a tus fans’.»

Cabe recordar que cuando empezó el rodaje de GoT (en julio de 2010), ella tenía apenas 22 años. Actualmente, Emilia tiene 33 años y declara: «Soy mucho más sabia ahora con lo que me siento cómoda y con lo que estoy de acuerdo en hacer.» No obstante, esta no es la primera vez que la artista habla sobre tal asunto. Ya en 2015 había comentado ante la prensa: «Quiero que me conozcan por mi talento, no por mis pechos.»

Por suerte, miembros del elenco como Momoa la alentaron a que solo hiciese lo que de verdad tenía ganas de hacer frente a las cámaras. Emilia reconoció que la actitud de su colega le facilitó grabar las escenas íntimas que ambos compartieron.

Lo más reciente que habíamos informado sobre Game of Thrones fue la cancelación de su precuela con Naomi Watts.