Foto: HBO

(Esta nota contiene spoilers sobre el más reciente episodio de Game of Thrones, por lo que, si todavía no tuviste chances de verlo, te aconsejamos que dejes de leer de inmediato)

El domingo por la noche, HBO emitió «The Last of the Starks«, el cuarto episodio de la temporada final de Game of Thrones, el cual estuvo repleto de emociones de todo tipo de principio a fin.

Uno de los momentos que quedó impregnado en la retina de los fans de esta creación de David Benioff y D. B. Weiss fue el de la despedida de Jon Snow (Kit Harrington) de Sam Tarly (John Bradley-West) y su pareja, Gilly (Hannah Murray), y de Tormund Giantsbane (Kristofer Hivju), quien junto con los Salvajes decide partir más allá del muro. Pero el más comentado de los “adioses” no fue el del ex miembro de la Guardia de la Noche con sus amigos humanos, sino con Ghost, su mascota desde la temporada uno.

En su última escena juntos, Jon le pide que a Tormund que lleve consigo al tan querido lobo que Ned Stark le permitió quedarse en el capítulo piloto de la tira, pero lo que generó un revuelo entre los seguidores de GoT fue la frialdad con la que Snow se despidió de su fiel compañero peludo.

Después de cientos de miles de tweets, memes y demás sobre la indiferencia del personaje cuya identidad real es la de Aegon Targaryen, David Nutter, el director responsable de “The Last of the Starks” salió a explicar el porqué de la actitud del legítimo heredero al trono frente a Ghost.

Según reportó el Huffington Post, Nutter aseguró que “dado que los lobos huargos son una creación generada por computadora, sentimos que era mejor mantenerlo lo más simple posible.»

“Siento que de esta forma fue ejecutado de una manera mucho más poderosa“, agregó.

Anteriormente, el supervisor de efectos especiales de la serie, Joe Bauer, explicó las dificultades de traer a la vida a estos animales, señalando que se obtienen a través de lobos reales que deben ser grabados y luego aumentados en escala. Sin embargo, esta especie de mamíferos “solo se comportan de cierta forma”, lo que dificulta llevarlos a una escena en particular.

“Mantener a Ghost a un lado, creo que resultó ser mejor», señaló Nutter, agregando que eso le dio a Snow la oportunidad de estar con Tormund y Gilly antes de tener un último momento con su amigo de cuatro patas. “Luego [Jon] simplemente camina, gira hacia Ghost y tiene ese momento con él, que creo que fue muy, muy poderoso.»

Por otro lado, en un diálogo con INSIDER, Nutter también confesó que, a pesar de su evidente tristeza por ver a Jon irse, no hubo interacción física entre el antes bastardo y su lobo porque el equipo de producción necesitaba agilizar el proceso de filmación.

«Bueno, lo bueno fue que [Ghost] no estaba al lado de los actores y demás», dijo el director cuando se le preguntó sobre los desafíos de tener a un animal generado por computadora en la escena. «Así que no hubo problemas con la pantalla verde o situaciones en las que estamos tratando con cualquier tipo de rotoscopia.»