Foto: Netflix

Hasta hace unos años, una comedia negra ambientada en una cárcel de mujeres parecía una trama poco probable/rentable. No obstantes, Netflix apostó a la historia de Piper Chapman (encarnada por Taylor Schilling) y sus compañeras de condena. Durante sus primeras temporadas, el éxito de la tira fue innegable.

Y aunque la mayoría de los televidentes valoran la manera tan humana en cómo Orange is the New Black ha narrado el devenir de las presas, todo proyecto tiene un punto final. Según lo anunciado desde sus redes sociales, el citado show solo tendrá una temporada más y terminará en 2019.

Con un emotivo video protagonizado por varias de sus carismáticas actrices, la ficción ha anunciado su inminente despedida. Asimismo, prometen muchas sorpresas para los capítulos venideros.

Hace unas semanas, en un diálogo con The Hollywood Reporter, Schilling comentó lo siguiente, anticipando esta noticia:

“Como actriz, prepararme para decir adiós a un rol con el que he vivido durante seis años, es muy conmovedor. Es un tiempo casi irreal. Casi tan irreal como lo fue cuando todo comenzó a salir y fue tan poderoso cuando se realizaron las primeras temporadas”.

Solo resta esperar por un cierre tan emocionante y entretenido como han sido la mayoría de episodios de esta serie que nos muestra a mujeres en situación de vulnerabilidad y con un denso pasado a cuestas tratando de redimirse.