The Haunting of Hill House ha sido una de las series de Netflix más celebradas de 2018. Viniendo de producciones dudosas, la plataforma de streaming ofreció este plato fuerte en clave de terror, con una historia contundente y con una cartilla de actores muy potente. Con un temporada de 10 capítulos y una incierta segunda entrega, el final de la serie ha dejado al público con algunas preguntas.

Entre fantasmas que se dejan ver de a momentos, una enorme mansión llena de recovecos y la historia de una familia que va y viene en el tiempo, The Haunting of Hill House ofrece una narración desordenada pero bastante efectiva.

Algo que sorprende es el enorme parecido entre los actores que interpretan a los hijos de la familia Crain en edad adulta con los de la niñez. La actriz Victoria Pedretti interpreta a Nell, la menor de los hermanos Crain y la más atormentada por viejas experiencias paranormales. Con sólo 23 años y sin muchos papeles previos en su haber, la actriz sorprendió con un trabajo sensible y altamente dramático. En una reciente entrevista con TV Guide, Pedretti habló sobre el final de la serie, intentado despejar las confusiones sobre aquellos espectros que aparecen en diferentes momentos de la historia:

“Nuestras experiencias se quedan a nuestro alrededor, nunca estamos solos. Cuando un personaje está parado en la lluvia, y recuerda a alguien que ama, esa persona está allí con usted. Entonces, aunque ya hayan partido, en ese espacio, en ese mundo, ellos continúan con nosotros”.

Si bien muchas cuestiones se resuelven de una manera un tanto agitada en el último capítulo, varios momentos tienen su explicación en esta misma lógica paranormal, que escapa a lo ordinario y a la linealidad del tiempo tal como la conocemos. Es otra la propuesta sobre la vida y la muerte, el paso del tiempo y la superviviencia de las almas.