Foto: History Channel

Atención: Esta nota contiene spoilers de Vikings – Los fanáticos de Vikings siguen esperando novedades sobre la sexta y última temporada de la serie, pero mientras aguardan por alguna nueva continúan saliendo a la luz curiosidades y secretos sobre episodios anteriores.

Una de las más recientes revelaciones se produjo gracias a Ciaran Donnelly, el responsable de dirigir «All His Angels», el decimoquinto capítulo de la cuarta entrega de la tira en el que Ragnar Lothbrok (Travis Fimmel), el protagonista hasta aquel entonces, moría de una forma horrible, aunque fiel a la realidad que se desprende de los libros de historia: tras ser arrojado de una jaula, fallece atrapado en un foso de serpientes venenosas, en una sangría propia del estilo de la serie.

En una entrevista con Metro, Donnelly dijo que, a pesar de la carnicería, el episodio “fue más emotivo de lo que [Fimmel] o cualquiera de nosotros esperábamos.”

“El ambiente en el set era extraordinario. Trabajé en el programa por una temporada y había trabajado mucho con Travis. Siento que fue muy emotivo para él”, agregó.

Cabe recordar que el rodaje del capítulo sufrió enormes complicaciones, muchas de ellas intencionadas, para dotarlo de un gran realismo. El primer contratiempo fue que el actor se emocionó tanto al grabar la escena que se bloqueó y era incapaz de recordar una sola palabra de lo que aparecía en su guion.

“Cuando él está ahí arriba, en esa jaula, y trata de decir ese diálogo, creo que tuvo problemas reales para hacerlo debido al verdadero poder de la emoción del momento”, contó el director. «Lo noté y le dije: ‘Vamos a bajarte, Travis, y a tomarnos un descanso’. Y él dijo: ‘No, me quedo. Quiero terminar esto’. Luego, toda la multitud, de un par de cientos de extras que estaban ahí, comenzó a animarlo.”

Finalmente, Donnelly aseguró que «All His Angels» fue “probablemente uno de los episodios más cinematográficos que haya dirigido nunca, y es del que estoy más orgulloso.”