A finales del año pasado, una pintura creada por una inteligencia artificial se subastó por una increíble cantidad de dinero. En pleno siglo XXI, nada parece más vanguardista que el arte hecho por máquinas.

Eso nos hubiese parecido casi imposible algunos años atrás, pues siempre hemos pensado que el arte es un rubro bastante humano y que las máquinas nunca tendrían la sensibilidad o la creatividad necesaria para entregar sus propias obras. Sin embargo, ahora reportamos que Ai-Da es la primera robot en exponer sus cuadros en The Barn Gallery, local ubicado en Oxford, Inglaterra. El nombre su muestra fue Unsecured Futures.

El artífice detrás de esta androide es Aidan Meller, un galerista que siempre soñó con un robot capaz de generar arte, en lugar de solo reproducirlo. Eso es exactamente lo que Ai-Da consigue hacer, pues no plasma directamente las cosas tal y como las observa a través de sus cámaras, sino que crea versiones 3D de su entorno en su procesador y las retrata a su manera, con un estilo propio.

Esta robot fue nombrada en honor a Ada Lovelace, una matemática que es considerada como la primera programadora de la historia, una pionera que sentó las bases para la tecnología que existiría casi un siglo después de su muerte ocurrida en 1852.

Lo más impresionante es que Ai-Da no solo tiene facultades pictóricas sino que también escribe y declama sus propios poemas basándose en versos famosos. Asimismo, tiene un sentido de la desnudez y prefiere usar ropa por lo que siempre se la encuentra vestida. De igual forma, sabe mantener una conversación fluida con las personas que se le acercan.

Te invitamos a conocer más sobre la constante evolución de esta androide en su página web oficial.