La inteligencia artificial suele ser motivo de especulación constante por parte de los medios y los pensadores de la actualidad. En general, se acusa a las nuevas tecnologías de robarle el trabajo a personas de diversos rubros. No obstante, pocos hubiesen pensado que el arte iba a ser una de las áreas de influencia de los algoritmos.

Aunque pensemos al arte como un ámbito muy humano, cada vez más son los productos culturales generados por mecanismos computacionales. Una muestra de ello es la canción al estilo de The Strokes generada por un programa que comentamos hace unas semanas.

Ahora el turno le llegó para el rubro de las bellas artes. Puesto que, según reportó The Washington Post, esta semana una particular pintura se subastó por $432.000 dólares en Nueva York. Se trata de una obra titulada “Edmond Belamy” y creada por algoritmos que usaron una base de datos de 15.000 retratos que datan de los Siglos XIV y XX.

La autoría de tal pieza es del colectivo francés Obvious y fue adquirida por un ofertante anónimo. Recordemos además que en febrero de este año ese mismo grupo vendió una pintura al coleccionista Nicolas Laugero Lasserre. En esa ocasión, la transacción se cerró por $11.300 dólares. Todo parece indicar que sus obras robóticas están en alza.