A comienzos del mes pasado, Banksy fue noticia por el robo de una de sus obras en París. Ahora el misterioso artista gráfico llega a los titulares por emprender una buena causa. Por medio de un comunicado oficial, él anunció que el dinero percibido por la venta de las piezas de su colección titulada «Gross domestic product» (Producto interior bruto) se destinará a la compra de un barco de rescate de inmigrantes. Así pretende reemplazar el confiscado por las autoridades italianas. Al respecto, él señaló: «O sea, que a lo mejor usted estará incurriendo en un delito si las compra.»

La obra se encuentra en exhibición en un antiguo comercio abandonado del barrio de Croydon en Londres y, durante dos semanas, los visitantes podrán acercarse a conocerla  personalmente. Solo podrán hacerlo desde la vidriera porque el lugar mantendrá sus puertas cerradas y sus luces prendidas las 24 horas del día.

Dentro de los objetos en cuestión, se encuentran una cuna vigilada con una cámara, una campera blindada con la bandera del Reino Unido que el rapero Stormzy usó en el festival de Glastonbury, peluches hechos de chalecos salvavidas de inmigrantes salvados del mar Mediterráneo, entre otras más. Banksy además definió a los ítems de esa exposición como «imprácticos» y «ofensivos.» Los precios de cada uno van de los 12 euros en adelante. Sin embargo, lo más importante en esta oportunidad es el fin humanitario que tendrán los fondos recaudados.