Cine
|
26/08/2021

Anya Taylor-Joy formará parte de la nueva Nosferatu dirigida por Robert Eggers

La actriz reveló que está involucrada en esta nueva versión del film alemán en una entrevista con Los Angeles Times y probablemente encarnará a la esposa de Thomas Hutter, quien es acechada por el vampiro.

Los fanáticos del terror se pueden ir preparando para una excelente noticia. Robert Eggers, uno de los autores más sobresalientes del género en la actualidad, está encarando el proyecto de la remake de Nosferatu. Se trata del clásico de F. W. Murnau de 1922 que se convirtió en un film fundante para el cine de terror. Basada en la novela de Bram Stoker, la película fue la primera en llevar al cine la historia de Drácula, pero por oposición de la viuda del escritor a ceder los derechos de autor, debió llevar otro nombre.

Para este nuevo proyecto, el director de The Lighthouse contará con la presencia de quien parece ser su actriz fetiche: Anya Taylor-Joy. La joven que llegó al éxito mundial con Gambito de dama fue parte del elenco de la ópera prima de Eggers, The Witch (2015) y también será parte de The Northman, el tercer film del director que llegará en 2022 y que cuenta en su elenco con Nicole Kidman, Alexander Skarsgard, Ethan Hawke, Willem Dafoe y Björk.

Anya Taylor-Joy en Gambito de Dama. Foto: Netflix.

La actriz reveló que está involucrada en esta nueva versión del film alemán en una entrevista con Los Angeles Times y probablemente encarnará a la esposa de Thomas Hutter, quien es acechada por el vampiro. Lo cierto es que esta película viene planeándose desde 2017, pero luego el proyecto quedó cancelado. El 2022 será el momento para retomarlo, a pesar de la apretada agenda de la actriz, que tiene diversas películas entre manos como la precuela de Mad Max: Fury Road y el thriller Laughter in the Dark.

Fue Werner Herzog el primero en reversionar este clásico del cine expresionista en 1979 con el film Nosferatu, el vampiro, en el que Klaus Kinski representó al conde Orlok. Aún no se conoce quién sería el encargado de este papel para la nueva película de Eggers, pero sin dudas tendrá un trabajo difícil ya que tanto la interpretación de Kinski como la de Max Schreck en 1922 se volvieron totalmente icónicas.