Como era de esperarse, Bohemian Rhapsody, la biocpic sobre Queen, ha generado toda clase de polémicas. De hecho, las primeras de las críticas llegaron con su trailer. Por entonces, la cinta llegó a ser acusada de homófoba.

Ahora que tanto el público como la prensa han podido ver el largometraje, nuevos señalamientos no han tardado en figurar en los medios y en redes sociales. Por ejemplo, el portal Screen Rant hizo un listado titulado “Todo lo que la imprecisa película sobre Queen cambió”. En ese artículo se detallan importantes modificaciones en la línea temporal de los sucesos reales en el filme.

Otro portal que puso en duda la veracidad de la cinta dirigida por Bryan Singer fue The Wrap. Tal medio especializado cuestiona en concreto la película porque hace parecer como si Freddie Mercury hubiese sabido que tenía VIH en 1985. Aquello con fines de mostrar que él era consciente de su enfermedad antes de brindar el multitudinario recital Live AID. Según registros oficiales, el cantante recién se enteró de su condición médica en abril de 1987. También el periodista Mike Ryan de Uproxx atacó a Bohemian Rhapsody por cambiar ese importante detalle con fines de hacer más emotivas (y comerciales) las secuencias de la reunión de la banda en 1985:

“Nunca he visto una película distorsionar los hechos de una manera tan punitiva. Es como si la cinta quisiera castigar a Freddie Mercury”.

Más adelante, anotó:

“La trágica muerte de Mercury a causa del SIDA fue un momento decisivo en los primeros años de la década de los ’90 en cuanto a la concientización sobre la enfermedad”.

En vista de lo delicado de ese asunto, enuncia que le resulta “frívolo y cruel” que se trate de mostrar a Freddie como si fuese una suerte de oportunista en ese sentido.

Las aspiraciones del legendario vocalista de despegar una carrera solista son otro tema que es criticado en artículos como los anteriormente citados. En general, pareciera como si a Freddie se lo calificara de ambicioso y egoísta por buscar sacar un disco por su parte, cuando en realidad sus compañeros de formación también publicaron placas en solitario. Por ejemplo, el baterista Roger Taylor tiene dos álbumes: Fun in Space (1981) y Stranger Frontier (1984). En cambio, Mr. Bad Guy de Mercury recién salió al mercado en 1985.

Kevin Fallon de The Daily Beast también arremete en contra de la cinta al mencionar que la biopic pareciera “castigar la promiscuidad gay” y deja claro que le parece insultante a la memoria de Mercury. Asimismo, David Ehrlich de IndieWire escribió una reseña bastante negativa de ese metraje con argumentos similares.

Sin lugar a dudas, el enorme éxito en taquillas obtenido por esta producción no le aseguró una aprobación por parte de buena parte de sus espectadores y conocedores del legado de Queen.