Cine
|
26/06/2021

Carroña: La película argentina postapocalíptica para fans de Mad Max

Se trata de una película independiente que funciona como ópera prima para los directores Eric Fleitas y Luciana Garraza. Conocé más en esta nota.

Carroña es una curiosa película argentina que fue estrenada en 2019 en diversos festivales y ahora ha llegado al mundo del streaming en Estados Unidos. Desde hace algunos años, el cine de género está teniendo una fuerte presencia en el panorama nacional con interesantes títulos que abren cada vez más el juego y Carroña viene a colarse en esta tendencia, como una propuesta de ciencia ficción y acción que tiene similitudes con Mad Max.

Se trata de una película independiente que funciona como ópera prima para Eric Fleitas y Luciana Garraza, los directores del film. Las actuaciones principales están a cargo de Nayla Churruarrin, Sofía Lanaro y Gonzalo Tolosa y, en cuanto a la trama, se trata de una historia postapocalíptica, algo que tiene mucha pregnancia en la actualidad.

La sinopsis oficial adelanta: "En un futuro devastado por la crisis económica, la corrupción, la desigualdad social y la enfermedad, Tisha, una traficante de órganos humanos y asesina a sueldo, se topará con sus propios demonios".

Carroña, película argentina.

Carroña tuvo su estreno oficial en el Festival de Cine de Mar del Plata en 2019 y luego se paseó por importantes festivales de cine de terror como el Buenos Aires Rojo Sangre, el FrightFest de Reino Unido y Obscura de Alemania. El pasado mayo, la película llegó a Estados Unidos a través de VOD.

Esta película se presenta con un espíritu tarantinesco, el de la lógica de la copia, el homenaje y la referencia para crear un nuevo producto de fuerte atractivo. Esto es lo que genera Carroña al mostrarnos vestuario, colores y escenas que parecen un calco de Mad Max pero también al presentarnos una historia de venganza ligada al crimen, la fuerte presencia de las mujeres y los autos, casi como si nos acercáramos también a Faster, Pussycat, Kill Kill!.

La película está producida por Ronin Films -una productora independiente de Córdoba- y es sin dudas una pieza nacional a la que vale la pena enfrentarse, sobre todo si buscamos disfrutar de algunos elementos gore, de una historia frenética y una protagonista sin piedad.