La vida de Cory y Jennifer Heinzen pasó de ser normal a convertirse en una película de terror después de adquirir el icónico hogar de 1736 ubicado en Harrisville, Rhode Island, que inspiró la película The Conjuring en 2013.

Según informó el Sun Journal, la pareja oriunda de México empezó a ser víctima de eventos paranormales desde que se instalaron en la propiedad.

«Vimos puertas que se abrieron, escuchamos pasos y golpes», explicó Cory. «Me ha costado quedarme ahí solo. No tengo la sensación de nada malo, [pero] está muy cargado. Se puede decir que hay muchas cosas en la casa.»

Lo que sea que habite ahí con ellos, dijeron, «fue divertido al principio, pero luego comenzó a ser más siniestro, más oscuro», según palabras de Heinzen. “Ataques físicos, enfermedades misteriosas.”

Cabe recordar que los eventos sobrenaturales que ocurren en la casa provocó, hace ya varios años, una investigación de Ed y Lorraine Warren, una famosa dupla de investigadores paranormales de Connecticut, cuyas experiencias inspiraron la conocida cinta de terror de 2013.

«Siempre me han fascinado los Warrens», reconoció Heinzen. «Es como un pedazo de historia paranormal, esta casa.»

Lejos de desligarse de la vivienda, sus flamantes dueños esperan arreglarla, preservarla y contar su historia, además de abrirla a los visitantes e investigadores a finales de este año. «Todo este viaje fue aterrador, por muchas razones distintas de lo paranormal, y emocionante a la vez», dijo Jennifer Heinzen. «Me encanta que tengamos la oportunidad de compartir el hogar con otros.»