Cine
|
05/04/2022

Una mujer fantástica: El drama LGBTIQ+ chileno llegó a Netflix

Este film realizó un importante aporte al panorama cinematográfico de Latinoamérica en general al abordar la historia de una mujer trans desde una óptima actual, con intención de visibilización y denuncia.

En el día de hoy llegó a Netflix la película chilena Una mujer fantástica. Se trata de un drama de temática LGBTIQ+ que rompió los estandartes del cine chileno y realizó un importante aporte al panorama cinematográfico de Latinoamérica en general al abordar la historia de una mujer trans desde una óptima actual, con intención de visibilización y denuncia.

El film está protagonizado por Daniela Vega, una mujer transgénero, lo cual ya implica una novedad y un avance para el cine, ya que las disidencias estuvieron eternamente representadas en la pantalla por personas cis. Esta fue una de las decisiones políticas que hizo que tanto la crítica como el público voltearan sus cabezas hacia el film.

Luego, en la edición de los Oscars de 2017, Una mujer fantástica logró llevarse el premio a Mejor película extranjera, siendo la primera estatuilla que ganó el cine chileno en esta premiación. Esto habilitó también que Vega presentara una categoría en la ceremonia, convirtiéndose en la primera mujer transgénero a la que se le encargó esta tarea por parte de la Academia.

Una mujer fantástica llegó a Netflix.

El film está dirigido por Sebastián Lelio y cuenta la historia de Marina, una mujer trans que se enfrenta a la muerte de su pareja. A partir del doloroso hecho, Marina no solo debe enfrentar el duelo sino la acusación de la familia del finado sobre su responsabilidad en su muerte, además de episodios de discriminación e invisibilización.

Así, Una mujer fantástica muestra la crueldad de una sociedad que prefiere mantener a las disidencias en el terreno de lo oculto, con la tranquilidad de que mientras no se vea todo está controlado. La película no solo presenta un interesante planteo político ideológico sino que también logra fascinar con su estética, sus escenas estilo videoclip y hasta por momento surrealistas -al mejor estilo Xavier Dolan-.