Ayer se estrenó X-Men: Dark Phoenix en nuestro país y hoy la nueva cinta de la franquicia de los mutantes de Marvel llega a los cines estadounidenses.

Con un reparto encabezado por James McAvoy, Sophie Turner, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence y Nicholas Hoult, esta cinta a cargo del debutante director y guionista Simon Kinberg generaba expectativas en varios fanáticos de la Casa de las Ideas gracias al hecho de ser una adaptación uno de los cómics más queridos por todos los fans de los mutantes, The Dark Phoenix Saga.

Pero, lejos de lograr la aceptación deseada de parte de la crítica (hay que ver cómo responde el público en los primeros días del largometraje en las salas), Dark Phoenix, hasta este momento, se lleva el premio a la película con peores críticas de la franquicia que comenzó allá por mediados del 2000 con la tan bien recibida X-Men.

Sitios que se dedican a recabar reseñas y dar un número o calificación promediada como lo son Rotten Tomatoes, Metacritic y Tomatazos dan testimonio de lo decepcionante que fue el film para la prensa especializada en el tema.

En Rotten Tomatoes, la décimo segunda entrega de la franquicia logró un pobrísimo 4.54/10 como calificación promedio y 23 por ciento de aprobación entre 153 reseñas, superando por mucho al hasta ahora más bajo 47 por ciento de X-Men: Apocalypse.

Por su parte, Metacritic tomó 47 reviews y el resultado de la película fue de 43, es decir, el segundo peor de la saga siendo sólo superada por X-Men Origins: Wolverine (40)

Finalmente, X-Men: Dark Phoenix también reprobó Tomatazos al sumar un 30% de visto bueno, quitándole el primer puesto en malas reseñas, una vez más, al primer largometraje de Guepardo en solitario (38%).

Más allá de lo que los críticos digan, todos podemos coincidir en dos verdades: al final del día cada quien tendrá su propia apreciación de la película y, después de 20 años de trabajo, la franquicia merecía un final, al menos, un poco mejor.