Foto: Facebook de Giorgia Angiuli

Hace algún tiempo hablamos de Girl, un documental sobre el rol de muchas mujeres en la escena de la música electrónica. Pero aquel largometraje es solo una muestra de las propuestas que en la actualidad suenan al rededor del mundo. En esta oportunidad, te presentamos la de Giorgia Angiuli, una joven italiana que aborda la creación sonora desde la experimentación con secuencias techno.

Ella no solo produce todo su material sino que ejecuta cada canción en vivo. Para esa labor, se vale de muchos artefactos; algunos de ellos son poco convencionales, como juguetes infantiles y una versión digital del theremin (instrumento antiguo que tiene fama de ser el más raro del mundo).

De igual modo, acude a elementos más convencionales como teclados, sintetizadores y procesadores de sonidos. Es así como en cada recital reinventa diversos pasajes y de alguna manera es como si sus piezas estuvieran en constante mutación.

A nivel estético, es palpable la influencia de tendencias de moda japonesas contemporáneas como la de lo “kawaii”, que traduce al español como “lindo”. Apela entonces a cierto exceso de ternura y el uso de colores y accesorios que evocan inocencia.

Por estas semanas, Giulia está promocionando su más reciente álbum titulado In a Pink Bubble y estrenado el pasado viernes 23 de noviembre. Dicha placa de 12 cortes fue editada por el prestigioso sello alemán Stil vor Talent. Te invitamos a contagiarte de su energía a continuación.