Foto: Gonzalo Morales

Entre las auspiciosas novedades de este primer semestre se ubica el debut discográfico de Jardín Botánico. Esta banda porteña formada en 2018 dio sus primeros pasos en vivo durante el transcurso del año pasado, y tras algunos cambios de integrantes, acaba de sacar un EP titulado Hábitat. Con un puñado de temas pegadizos que exploran diversos matices sonoros, el quinteto está integrado por Florencia Agra en voz y teclados, Federico Iudice en voz y guitarra, Leandro Agra en bajo, Leandro Zevallos en teclados y Ariel Constantino en batería y percusión.

El EP abre con «Días de anuario» y un pianito psicodélico que indica la partida hacia un paseo frenético, vertiginoso. La lírica que propone la banda comienza a caracterizarse por su simpleza pero no por ello menos profundidad. Le sigue «Pétalos», en la que un punteo de viola vuelve a abrir el juego bajo un paraguas de pop reinante. En el tercer tema, «Cinta en llamas», el pulso sigue siendo menos acelerado aunque pujante, auspiciado por la irrupción de la voz de Florencia Agra. Jardín Botánico apela con destreza a pocas líneas de letra que remontan a una imagen mental irrompible o varias a la vez. En esta ocasión, aparece el incendio devorador como concepto: «Ver arder todas las palabras/Ver arder todas las mañanas/Ver arder todas las poesías.» Antes del final del EP aparece «Saltar a una pileta vacía», una canción más funk y calmada en la que la banda sostiene el baile como bandera y el swing de aliado. De tinte reflexivo y estribillo adictivo, esta canción tiene destino de hit.

El debut de Jardín Botánico es una interesante presentación de una banda de energías y estéticas coloridas. Este EP de cinco canciones permite adentrarnos en su mundo despojado de malas vibras con una buena dosis de pop psicodélico y empuje rockero. Como un adelanto auspicioso de lo que vendrá.