Os estaba cagadísimo, le habían conseguido una tocada el viernes en el Mc Mullens donde apenas pisaron el escenario y para ser honestos no es el lugar propicio para llevar una banda con música propia en aras de mostrarse.

“Es frustrante viajar desde México hasta acá (Monterrey, Nuevo León) sólo para esta tocada y que me quieran poner a las 21hs, aún no hay ni veinte personas”, me comentó molestó antes de comenzar la tocada del sábado en la que yo trabajaba como parte del equipo. Con enojo subió por ahí de las 22:30 al escenario, el público asistente ya había mejorado. En eso hizo lo que una banda de rock debe hacer: ganarse a la gente que no te conoce y hacer lo tuyo en donde pertenecés, la tarima pequeña, todos terminaron pidiendo más y él se saltó las indicaciones, siguió tocando e incluso insultó de momento al organizador.

Su rock es clásico, una mezcla de sus ídolos como Led Zeppelin, y Guns N’ Roses con guiños por otros géneros. El sonido no es un refrito aburrido trasladado al 2017: si bien retoman elementos clásicos, el estilo es de una banda actual retomando el camino olvidado por los grandes ídolos que llenaban estadios y se reforzaban en el gusto de grandes masas.

Railrod comenzó como un proyecto de Oscar Estrada, con un amigo en la batería que después saldría por tener algunas diferencias, retomando la banda junto a los actuales integrantes que se han ido sumando hasta conformar un grupo definido.

The Rise Of The Hermit es el nombre de su primera producción de larga duración, del cual se desprenden sencillos como “Girl, Let Me Love You” y “Tryin’ To Fit”. Logrando un contrato de distribución a nivel nacional, han logrado alcanzar la posición número 3 por dos semanas consecutivas en el top 20 en tiendas de discos.

Girl, Let Me Love You” se puede convertir en tu acompañante de una tarde de verano mientras abres la primera cerveza del día en plena caída del sol.

Importante resaltar la naturalidad y sinceridad que refleja el grupo con su música, eso que le da credibilidad a una banda, pero eso ya tocará ser juzgado por el escucha.

En un bar del centro de la Ciudad de México Os tomó mi llamada por ahí de las 4 de la tarde, en el lugar que acostumbra visitar para tomarse tiempo de escribir. Mientras descubro en Oscar esa tendencia al aislamiento, el título de su primer disco resuena en mí, y me confiesa que “el sonido real de Railrod saldrá en el segundo disco, The Rise Of The Hermit es un tributo a toda la música que admiro”, comentaba mientras lo escuchaba por alta voz.

Pero su primer material ya les alcanzó para ser elegidos por Aerosmith para abrir la presentación de la histórica banda en México, apenas el 27 de octubre del año pasado. La banda contactaría con la gente de Zignia para ofrecer su show como abridores en eventos de la promotora, al final la banda de Steven Tyler decidió que Railrod compartiera el escenario aquella noche con ellos.

A simple vista la banda navega los mares sin dificultades y se saben dueños de su propio destino, pero también la industria se encargó de darles embestidas con todo el circo al que nos tienen acostumbrados. Desde el típico manager aprovechándose de manejar dos bandas, los comentarios en contra por manejar sus temas en inglés, la clásica payola, el exigir una venta de entradas para agregarte en el show y la falta de interés por el escuchar música nueva de parte de la audiencia.

Mientras el sonido de Railrod fusiona el heavy metal ochentero y el blues para regresar a la gente al sonido de los años dorados del rock and roll, para muchos aún recordado con tremenda nostalgia, también funciona como punto para replantear los sonidos actuales y tomar un nuevo camino.

Para Os y compañía su debut con The Rise Of The Hermit marcó más que un excelente comienzo, planeando celebrarlo y cerrar el ciclo en el Lunario del Auditorio Nacional el próximo 18 de mayo. Por su parte ya trabajan en un segundo álbum de estudio en el que escucharemos una propuesta más cercana al verdadero sonido de Railrod, en el que toman influencias del ocultismo para trasmitir un mensaje de autoconciencia.

El nuevo disco verá la luz el presente año, por lo que hay que seguirle la pista a la banda de la Ciudad de México.