Foto: Vicky Médici

El camino hacia la música de Sophie Sobral comenzó desde temprano, a los siete años entró por primera vez a un estudio de grabación. Pasó su infancia conectada con el canto gracias a la presencia de sus padres que formaban parte de un coro. «Gracias a eso pude abrir mi oído armónico y conectarme con las voces,» dice la artista. Se recibió de la carrera de profesora de canto a los 17 y empezó a tener alumnos particulares, un año después empezó a trabajar como coach vocal en Latin American Idol, hizo coros para Axel y salió de gira con Patricia Sosa. Pero su propio sonido nada iba a tener que ver con ese recorrido. Cuando escuchó un disco de la cantante norteamericana Amel Larrieux quedó enamorada del r&b y el soul. «No es muy conocida, tiene unas bases muy jazzeras. Tenía esos solos en las canciones que me encantaron, y el uso de una voz súper aguda, lo que es conocido como whistle voice. Fue un antes y un después.»

En 2013 comenzó a formar parte del ciclo Afromama y ahí conoció a lo que hoy es su banda Factor Paracaídas. Al poco tiempo comenzaron a hacer temas propios y más adelante un disco. «El proceso fue súper largo, en el 2015 grabamos algunas canciones y un año después sacamos algunos sencillos y filmamos videos. Fue muy complicado porque hicimos una pre-producción, lo grabamos en nuestro propio estudio, hicimos una primera prueba y después la mejoramos volviendo a grabar todo, llevó unos ocho meses para tener la mezcla final.» Si hay algo que Sophie tiene claro es cómo quiere crear las canciones del proyecto y su clave está en trabajar de manera colectiva, sin importar quién cumple qué función. También trabaja sus letras de forma libre, se puede inspirar en cualquier cosa focalizando su ojo en la realidad y las ganas de cambiarla a través de la música. «Puedo inspirarme por ver que hay un rayo de sol pegándole a la hoja de un árbol y a través de una luz encontrar una idea o metáfora. Trato de plasmar lo que me pasa con respecto a los vínculos, que me parece una de las cosas más lindas de la vida.»

El mundo del r&b viene creciendo de manera exponencial en Argentina hace ya unos años y Sophie es consciente de lo que está pasando y cree que tiene potencial para crecer aún más. «Lo importante es colaborar, me parece fundamental juntarse para hacer grande a este género. El ejemplo está en los artistas de trap, que se la pasan haciendo canciones juntos. Tengo muchas colegas con las que nos estamos juntando a cantar nuestras canciones, la cuestión de competir ya no funciona en esta época, no tiene sentido, si queremos hacer grande al r&b la clave es unirse. Estoy muy contenta y esperanzada con el crecimiento del género.» Otra cosa en la que la cantante hace énfasis es la visibilidad de las artistas mujeres y la dificultad para tener un espacio en la escena. «A las mujeres nos cuesta un poco más, no es un cliché decirlo, es complicado llegar mismo a los periodistas, o a tener ese tipo de comunicación masiva para la que no podemos destinar dinero, nos rompemos el alma poniendo la plata que ganamos trabajando para nuestros proyectos.» Sophie no se queda solo en palabras y puso su granito de arena para cambiar la escena de nuestro país. «El año pasado armé un festival de bandas lideradas por mujeres que le puse ‘Pop Nacional.’ Estábamos todas entre el pop y el soul, había varios géneros. Me parece fundamental, siempre se puede más y recién estamos empezando”.

«Todo en su lugar» es tu canción más popular hasta el momento, tiene un sonido más limpio y un fuerte trabajo de producción. ¿Vos lo sentís de esta manera? ¿Cambiaste la manera de componer desde tu disco anterior?
Fue nuestro primer lanzamiento este año. Tiene una propuesta musical distinta, cuando grabamos el disco éramos siete integrantes, después quedamos solo cuatro. Decidimos hacer una búsqueda por otro lado, grabar un tema solo con la batería electrónica, lo buscamos más desde la producción que del ensayo previo. Nuestro primer disco es más complicado de escuchar porque tiene todos los ingredientes que teníamos, está menos editado y está más pensado desde el lugar artístico de hacer lo que tenés ganas. Ahora intentamos hacer música desde otro lado, sin ensayarla y directamente grabando en el estudio.

¿Qué planes tienen para el final de este año y el 2020?
Vamos a sacar dos sencillos más este año, «Una vez más» sale este mes y va a tener un video que hicimos con Fardo Cinema, alta productora que hizo videos para Militantes del Clímax, Crewrod, entre otros. El tercer sencillo va a ser «Plutón», también para este año y como sorpresa puedo contar que estuve colaborando en cosas para el disco de Chita muy pronto a salir. Después tenemos tres canciones más para el 2020, la idea fue grabar música nueva este año así podemos salir a tocar en unos meses. Este año estuve ocupada con lo del festival, entonces la meta fue sacar data nueva y no tanto tocar. Estamos cambiando la idea de abrir el diálogo con el público, sacando singles es más fácil centrarse en un tema que en un disco entero. Queremos seguir haciendo canciones y generar conexiones, apostamos todo a este proyecto. Esperemos que a través del camino se vuelva cada vez más grande.

Escuchá la música de Sophie Sobral en todas las plataformas de streaming.