El decimotercer disco de los galeses Manic Street Preachers necesita un análisis tan peculiar como merecido. Si bien han sido regulares con el lanzamiento de LPs a lo largo de sus más de 30 años de trayectoria, hace rato que no sacaban a las calles un trabajo con buenas críticas de parte de la prensa y sus seguidores. Resistance is Futile (2018) los revitalizó y los volvió a poner al frente de una escena con alto grado de tibieza en lo que a discurso social se refiere.

El álbum protagonista tiene varios puntos altos y se destaca por su gran cantidad de sencillos: seis en total, cifra inédita para un disco de los Manics. Si a esto le añadimos que solo en su primera semana vendió 24 mil copias (en gran parte gracias a los adelantos de “International Blue” y “Distant Colours”), nos da un motivo para escucharlo desde otra perspectiva. Cierta atmósfera de melancolía flota en casi todo el cielo del LP, y nos recuerda a dos de las placas más elogiadas de los europeos: Generation Terrorists (1992) y Everything Must Go (1996). Fluctuando entre el glam, el hard-rock y el grito de furia, James Dean Bradfield, Nicky Wire y Sean Moore concibieron otro hijo rebelde con causa.

“Broken Algorithms” y “Sequels of Forgotten Wars” te mueven la estantería mientras que “Vivian” y “Hold Me Like Heaven” ponen algo de paños fríos. Resistance is Futile es así: no entiende de pensamientos, solo de emociones al palo. Y lo bueno es que ayuda a que mantengan su imagen de culto, una de las armas clave en el éxito de los Preachers. A pesar de las crisis, la desaparición de Ricky James en 1995 y tantos otros avatares, la banda resiste de pie.

Manic Street Preachers – Resistance Is Futile

2018 – Columbia

01. People Give In
02. International Blue
03. Distant Colours
04. Vivian
05. Dylan & Caitlin
06. Liverpool Revisited
07. Sequels of Forgotten Wars
08. Hold Me Live Heaven
09. In Eternity
10. Broken Algorithms
11. A Song for the Sadness
12. The Left Behind