El viejo hombre de los Andes es uno de los artistas revelación de promovidos por AYA, subsello discográfico de ZZK records. Su propuesta busca hacerle justicia al momento que los atañe como artistas de su país. Con indagaciones en las raíces mismas del folklore ecuatoriano sumado a “intervenciones” electrónicas, como bien nos lo aclaró Renata, nos adentramos a la vorágine de los Andes y su exótica riqueza afro-ecuatoriana.

Éste, entre otros, es un elemento vital del conjunto, que se propone recuperar el contacto con las raíces de la música autóctona. Para tal fin, indagan en géneros únicos de Ecuador como la bomba y el yumbo para dar con una propuesta emancipadora y proponer la reinserción de lo tradicional en lo contemporáneo; para reubicar el vaho del páramo en las pistas de baile electrónicas; para perforar una generación de millenials poniéndolos a bailar como alguna vez lo hicieron ya nuestros antepasados. Renata Nieto y Mateo Kingman profundizaron sobre El viejo hombre de los Andes…

¿Cómo es el proceso de curación de su música?
Renata: Cuando empezamos, un poco la idea del proyecto era empaparnos un más de nuestras raíces. Yo creo que la meta era lograr una identificación de las nuevas generaciones con su música. Porque por mucho tiempo la música del Ecuador había quedado relegada en relación a otros géneros del mundo y para nosotros tenía dos dimensiones. Por un lado encontrar nuestra propia identidad. Y la otra, más social, es buscar que la población de Ecuador se encuentre con esto.

¿Es el inicio de un género?
Mateo: Yo pienso que éstas son manifestaciones cíclicas que se vienen dando hace muchos años en Latinoamérica. Por necesidad de los creadores y también por el entorno en que los círculos artísticos lo reciben. Es una necesidad por la manifestación de conectarse con las realidades y vivencias cotidianas propias. Nosotros como músicos buscamos conectarnos, o en este caso reconectarnos, con aquello que está ahí a la vista.

En los últimos años ha habido propuestas similares dado que los Andes es extenso y permite espacio para propuestas no solo ecuatorianas. ¿Cuál sería el factor que distingue a EVHA?
R: Si bien Ecuador es similar a ciertos países de la región, sucede bastante que tenemos una mezcla de indígenas con afro. Lo que nos da géneros muy particulares, como lo es la bomba. De la combinación que hay en la población afro que se encuentra en el medio de las montañas, nace un espacio de riqueza cultural increíble para Ecuador. Nosotros diríamos que no son géneros puros sino que nosotros vamos tomando elementos del lenguaje de cada una de estas culturas y las vamos convirtiendo en una nuestra música.
M: En otros países latinoamericanos el desarrollo de la música nacional ha sido potente. Tuvieron una capacidad de desarrollar la música tradicional y llevarlas hacia nuevos niveles y hacia nuevos mundos. Lastimosamente, Ecuador está falto de apoyo a comparación de otros países de Latinoamérica. Pienso que la característica que nos distingue es contar con un país culturalmente rico y falto de indagación. Con música en crudo.

Su música parece jugar con las generaciones que los pueden oír. ¿Qué perciben del público?
R: Sí, exactamente eso pasaba en nuestros shows. Tenemos a un lado la gente joven bailando lo que serían los ritmos más electrónicos, pero también vemos personas mayores que en cambio están ahí bailando los géneros más tradicionales; el sanjuanito, el yumbo… Y de hecho sabemos que una de nuestras mayores fans es una señora que tiene más de 50 años, que le encanta la música y nos sigue a donde vayamos. Entonces la verdad es que encontramos con una variedad de público que ha sido hermoso.

La reivindicación cultural es un claro argumento en su música….
M: Yo creo que la motivación y el interés de cada uno de nosotros y todos los artistas que están buscando en las raíces su fuente de inspiración, es justo la posibilidad de ubicarnos en el mundo. De tener planos donde ubicarnos. Al ser una banda, este movimiento está compuesto por productores y DJs que empiezan a utilizar la electrónica y casi que géneros musicales electrónicos para mezclarlos con elementos tradicionales. Pero creo que EVHA se distancia para agregarle un elemento más oscuro y más rockero.
R: Sí, total. Y también que la electrónica nosotros no la utilizamos como un género. Sino son más bien como sonoridades introducidas a nuestra música.

¿Qué podemos esperar para este año, aparte del Infinity Noise Fest ahora en Riobamba?
Ya estamos listos para el sábado. Y para este año ya decidimos juntarnos una vez más en febrero para un nuevo disco y tenemos cuatro temas nuevos encaminados. Nombres, todavía no tenemos Pero te adelanto que uno de los temas está inspirado en los cantos chamánicos, en los ícaros. Para mitad de año estamos pensando en un EP, o quizás el disco completo. Lo que es seguro es que para mitad de año queremos tener nuevo material.

Comunidad Indie Hoy