Foto: Instagram de Bjork

Björk se encuentra por estos meses presentando Cornucopia, un espectáculo en vivo que cuenta con la dirección de Lucrecia Martel. En esa serie de presentaciones la islandesa deslumbra a los asistentes con una puesta en escena que ella misma define como «teatro digital.» Como reconoció en varios comunicados, su objetivo es el de traducir una obra digital en una sensación física.

Como parte del proyecto, la artista de 53 años realizó una residencia en el Parque Bicentenario de la Ciudad de México. Allí brindó un total de cinco recitales en los que fue acompañada por decenas de músicos y un despliegue tecnológico admirable que incluía proyecciones en 3D y sonido con masterización 360.

Hace unas horas Björk se despidió de tierras centroamericanas y optó por hacerlo de un modo muy llamativo: con un concierto especial en las pirámides de Teotihuacán. Los protagonistas de tal ceremonia fueron los miembros de Viibraflutes, un septeto de flautistas que trabaja junto a ella desde hace varios meses. Los instrumentistas además ejecutaron una coreografía mientras tocaban desplegando una especie de ritual o alegoría a la naturaleza en medio de las citadas edificaciones ancestrales.

Lo más reciente que habíamos comentado sobre Björk fue su anuncio de un set de flautas y su alucinante video para «Loss». Mira un video de la hazaña final a continuación: