Hace poco, en una entrevista para la BBC, el diseñador Jonathan Barnbrook, -encargado de las portadas y el arte de los discos de David Bowie desde 2002- contó que hay muchos secretos por develarse en el arte de la edición en vinilo del último disco del inglés, Blackstar:

“Hay varias cositas que la gente aún no ha descubierto”, dijo.

De a poco, los fans fueron encontrando esos secretos. Por ejemplo, cuando exponés el interior de la caja del vinilo a la luz solar, aparece un cielo cubierto de estrellas.

Hace unos días, Chris Gray, un fan de David Bowie, contó que había descubierto otro secreto, éste, mucho más difícil de encontrar.

Dentro de una habitación completamente oscura, colocando el booklet de Blackstar en la página de la letra de la canción “Girl Loves Me”, en posición vertical, a 10 centímetros de la pared y encendiendo un fósforo, veremos cómo la letra de la canción parece salirse de la página, en una ilusión tridimensional.

Blackstar es el último disco que editó David Bowie poco antes de fallecer el 10 de enero de este año. Considerado en todas las listas como uno de los mejores disco del año, sin duda seguirá dando de qué hablar a medida que los fans vayan descubriendo las pistas que faltan.

Comunidad Indie Hoy