La mayoría de los famosos (por no decir todos) deben lidiar con ese tipo de seguidores que, contrario al resto, viven su fanatismo de una manera tan intensa que deriva en actos algo bizarros y hasta oscuros.

Quizás uno de los casos más conocidos sea el de Mark David Chapman, el amante de The Beatles que, durante la noche del 8 de diciembre de 1980, esperó a John Lennon y su mujer, Yoko Ono, en la puerta del edificio en el que estos vivían en New York City y mató a balazos al oriundo de Liverpool por haber manifestado que su ex grupo era “más popular que Jesús”.

Ahora, si bien la experiencia de Tom Felton no es tan trágica como la de su compatriota, también es bastante poco usual y un tanto aterrorizadora.

El actor, mayormente conocido por interpretar al bully Draco Malfoy en las ocho películas de Harry Potter, le contó a Yahoo! Movies que suele recibir cartas raras de sus aficionados, pero que una de las más extrañas era de un sujeto que quería adoptarlo.

Felton, de 31 años, contó que el fanático había pasado a llamarse Lucius Malfoy y quería que él también cambiara su nombre, para que pudiera unirse a su familia.

“Un hombre quería adoptarme. Él había cambiado su nombre legalmente a Lucius Malfoy y quería que cambiara el mío a Draco Malfoy, y adoptarme legalmente”, explicó el nacido en el condado de Surrey antes de aclarar que, obviamente, dejó pasar la tan particular oferta.

A su vez, el también músico agregó que muchos otros fanáticos lo confundieron con su personaje y decidieron enviarles mensajes muy poco amigables.

“Tengo algunos [seguidores] estadounidenses enojados que me dicen ‘¡Dejá a Harry Potter en paz! ¿Qué te hizo?’, pero son extremadamente serios en la forma en la que lo hacen. ¡Parecen pensar que tuve algún tipo de influencia en la escritura de [la creadora de la saga, J.K.] Rowling!”, finalizó Felton.