Gene Simmons no está viviendo sus mejores días. Además de estar atravesando el duelo tras reciente el fallecimiento de su madre, el bajista de Kiss también tendrá que lidiar con una demanda iniciada por una mujer que afirma que la manoseó durante la apertura de su restaurante Rock & Brews en 2016.

Según documentos judiciales obtenidos por The Blast y revisados por Pitchfork, la mujer, que prefirió mantener su identidad en el anonimato, declaró que estaba trabajando como lavaplatos en el restaurante de Gene el 6 de diciembre de 2016, día de la apertura del establecimiento.

A su vez, la acusadora aseguró que cuando el músico se acercó al staff para sacarse una foto en la cocina, Simmons “se estiró y colocó con fuerza su mano en su vagina, cubriéndola por completo”.

Además, la demandante manifestó que durante la visita presenció otros actos indebidos de parte de Simmons, quien actuó “de manera sexual con otras mujeres”, y afirmó que lo vio tocándoles el pelo y “decirles que se desabrochen las camisas”.

Esta no es la primera vez que Gene Simmons atraviesa por una situación de este tipo. Sin ir más lejos, hace casi un año atrás, el nacido en Israel fue denunciado por otra mujer que también fue blanco de conductas sexuales y totalmente indebidas de parte del rockero de 69 años mientras la víctima le realizaba una entrevista radial.