“Olvídate de las propiedades, igual no podrás pagarlas” es el cruel lema que se puede leer en la caja de la nueva versión de Monopoly presentada por Hasbro. Por más de que suene a fake news, el producto existe y fue lanzado por dicha empresa e incluso lo llamó Monopoly para Millenials.

De igual modo, en la descripción oficial del juego de mesa en Amazon se alude a los nuevos estilos de vida adoptados por buena parte de los veinteñeros y treintañeros de estos tiempos:

“Elija lugares y destinos frescos: acumule puntos de experiencia visitando los sitios más  populares, desde el sofá de su amigo, el restaurante vegano, y hasta un retiro de meditación de una semana”.

En plena era de crisis económica a nivel global, y teniendo en cuenta que cada vez resulta más difícil para los jóvenes acceder siquiera al sueño de la casa propia, el juego apunta entonces a la acumulación de otro tipo de riqueza, diferente de la financiera:

“En esta versión de Monopoly, el jugador que acumula más Experiencia, no la mayor cantidad de dinero, gana el juego”.

Cualquier parecido con la vida real, seguro que no es coincidencia.