El jueves 7 de marzo se vivió el primer show en solitario de Mike Rosenberg, también conocido como Passenger. Pese a su larga carrera, el cantautor inglés se ha consagrado por el éxito mundial de su canción “Let Her Go“, que superó las 2 mil millones de visitas en YouTube y suma más de mil millones de escuchas a través de las plataformas de streaming. Pero la carrera de Passenger incluye 10 discos de estudio que lo han llevado a girar por todo el mundo y a acompañar a Ed Sheeran, su gran amigo, en muchas de sus giras. Su primera presentación en Argentina fue el 23 de febrero como acto soporte en el Campo Argentino de Polo para más de 30 mil personas.

La jornada comenzó bien temprano cuando Mike llegó al teatro para comenzar la prueba de sonido, momento que el cantante utilizó para charlar, sacarse fotos y firmar autógrafos para los fanáticos que ya se encontraban en el lugar. Las puertas de Vorterix abrieron exactamente a las 19 h en punto mientras diluviaba en la Ciudad de Buenos Aires.

A las 19:40 h salió a escena Ainda Dúo, el dúo argentino formado por Esmeralda Escalante y Yago Escrivá, que hace meses publicó su tercer LP titulado Animal. El grupo logró crear una atmósfera encantadora con su música sutil como sus voces, anticipando al público el folk que tanto se hacía esperar.

A las 20:30 h fue el turno del acto soporte internacional a cargo de Stu Larsen. Amigo personal y fotógrafo de Passenger, Stu dejó boquiabierto a más de un espectador esa noche. Muchos de los presentes no lo conocían, otros sabían algunas de sus canciones, pero una cosa es segura: los aplausos de todos los presentes en Vorterix dejaron a Stu sorprendido y agradecido por el cariño del público argentino. Una vez terminado el show, Stu se acercó a la puerta a regalar su EP titulado Reyford. “Voy a regalarles todos los que me quedaron en la valija”, dijo con una sonrisa.

  Llega el Festival Pura a Mendoza: Juana Molina, Chancha Vía Circuito y más
, Passenger en Argentina: Folk emotivo y canciones sinceras
Foto: Iván Pinto

A las 21 h llegó el plato fuerte de la noche: Passenger salió a todo color para abrir su show con la canción “Fairytales & Firesides”. Durante la hora y media de presentación hizo un gran recorrido por todos los éxitos de sus discos de estudio y Runaway, su más reciente álbum. Le siguieron canciones como “David”, “Life is for the Living”, “High or Hell Water” y por supuesto su mayor éxito “Let Her Go”. A las composiciones de su autoría le sumó dos covers, “The Sound of Silence” de Simon & Garfunkel y “Dancing in the Dark” de Bruce Springsteen.

La noche estuvo llena de risas, anécdotas, momentos muy graciosos (sobre todo por la interacción de Mike y los gritos del público) y momentos emotivos, como cuando contó –emocionado hasta las lágrimas- que hace tan solo algunos años se encontraba tocando en las calles y hoy puede recorrer el mundo. Un momento igual de cálido fue antes de su canción “To Be Free”, cuando comentó que la canción es para sus abuelos, refugiados de un campo de concentración nazi.

Casi todos los presentes sabían con el show que se iban a encontrar esa noche –teniendo en frente a uno de los referentes del pop folk inglés– pero pocos estaban listos para el carisma que Mike demostró sobre el escenario y con su público. Del igual manera, Mike no estaba listo para la ferviente pasión de los argentinos: una y mil veces agradeció a todos por estar ahí, resaltando el amor que tiene por Argentina. Incluso agradeció que tanta gente haya invertido su dinero en ir a verlo sabiendo el momento económico que atraviesa el país. “Son solo 1.500 personas pero suenan como 15.000. Gracias a todos, muchísimas gracias, este es uno de los mejores shows de mi carrera y de mi vida, no puedo esperar a volver a Argentina”, dijo antes de cerrar el show con la hermosa balada “Holes”.

*

Foto principal: Iván Pinto.

  Rock en Baradero 2019: Comunión musical y espíritu indie