El pasado miércoles 10 de octubre llegó a suelo argentino el cantautor australiano James Gabriel Keogh, mayormente conocido por su nombre artístico Vance Joy, para dar su primer show en nuestro país luego de una exitosa pasada por la edición 2017 del Lollapalloza Argentina. James nació el 1 de diciembre de 1987 en Melbourne, Australia, y hasta el 2009 mantuvo una prometedora carrera como futbolista. Sin embargo, abandonó el deporte para seguir a su verdadera pasión: la música. En 2014 lanzó su primer álbum titulado Dream Your Life Away (Atlantic), que se posicionó como número 1 en Australia, en las 20 primeras posiciones de la lista de mejores álbumes de UK y en la Billboard 200 de Estados Unidos. En febrero de este año lanzó su segundo disco de estudio, titulado Nation of Two. Fue en el marco del tour presentación de este nuevo LP que lo tuvimos en Argentina hace tan solo unos días, presentando lo mejor de ambos discos en el Teatro Vorterix.

La jornada comenzó desde muy temprano, con fans presentes en el lugar no solo para hacer fila sino para esperar la llegada del cantante (quien se detuvo a saludar y sacarse fotos con los que se encontraban ahí desde la mañana) y para disfrutar, puertas para afuera, de la prueba de sonido que se realizó alrededor de las 16:00 h. Pasadas las horas, las calles de Colegiales se iban llenando más y más de fanáticos a la espera, generando un clima enérgico, divertido y de intensa anticipación. Muy puntuales, las puertas se abrieron a las 19:00 h para dar comienzo a un momento inolvidable.

Con un Vorterix lleno, la velada comenzó con la presentación de la cantante soporte Karina Vismara. Karina es una representante nacional del clásico folk, nacida en el paisaje rural de Buenos Aires, que con su hermosa y suave voz, acompañada de guitarras acústicas y contrabajos, logró crear el clima perfecto de espera para la llegada del plato fuerte de la noche.

Foto: Matías Casal
Foto: Matías Casal

Apenas pasadas las 21:00 h, de manera muy puntual nuevamente, salió a escena Vance Joy cantando “Call If You Need Me”, una de las canciones de su nuevo disco. Durante casi todo el show resultó difícil escuchar la voz de Vance, tapada con los cantos y gritos de un público que no dejó de corear a todo pulmón durante una hora. El australiano hizo un recorrido de sus dos discos de estudio, encontrando un excelente balance entre las canciones más exitosas de su primer disco (claramente, las favoritas del público) y las nuevas baladas que vino a presentar de su más reciente trabajo. “Mess is Mine”, “Fire and the Flood”, “From Afar” y “Georgia” se complementaron de forma natural y armoniosa con “I’m With You”, “I’m Going Home” y “Saturday Sun”.

Foto: Matías Casal
Foto: Matías Casal

Entre canción y canción, Vance se tomó el tiempo de explicarle a los presentes el significado detrás de tan hermosas y sentidas letras, compartiendo la inspiración detrás de varias de las canciones que presentó durante el show. Mientras, los fanáticos de las primeras filas le bañaban en un río de rosas, haciendo de la ocasión una velada de ensueño. El cantante no dejó de agradecer una y otra vez el amor y el apoyo del público argentino, haciendo hincapié en lo bello que es el país y agradeciendo que lo hayan hecho sentir como en su propia casa. Para el placer de todos, Vance enfatizó sus ganas de volver a Argentina lo más pronto posible. La noche terminó en nota alta con la canción que todos esperábamos, “Riptide”, tocada en un tempo más rápido junto al ukelele del cantante. Este fue el broche de oro y la mejor manera de cerrar la primera presentación (en solitario) del australiano.

Terminado el show, Vance se quedó en la puerta de Vorterix y luego en la puerta de su hotel, saludando y tomándose fotos con sus fans. En los días que corren se ha naturalizado que artistas no se tomen el tiempo de agradecer a sus fans, y nos sorprende mucho cuando un músico internacional como él se toma el tiempo, no solo de saludar, firmar papeles y sacarse fotos, sino también de charlar y escuchar con amor y atención lo que tienen para decirle sus fanáticos. Es muy bello ver y poder relatar cuando estos momentos de amor tan desinteresado suceden entre un artista y sus seguidores. Vance demostró ser no solo un referente de la música indie folk sino también, para el placer de todos, una excelente persona. Ninguno de los presentes esa noche olvidará la pasada de Vance Joy por Argentina. Lo esperamos nuevamente, cuando sea que quiera volver, con los brazos abiertos.

Foto: Matías Casal
Foto: Matías Casal

*

Foto principal: Matías Casal.