El domingo, Lollapalooza Argentina cerró su sexta edición y, a las pocas horas, la producción confirmó que el año que viene se desarrollará la séptima.

Con entradas agotadas, el megafestival creado por Perry Farrell ya es una marca más que establecida en estas tierras, pero lejos de lo que casi cualquiera podría pensar, el llevar adelante este evento que reúne a unas 300 mil personas en tres días no le genera mucha ganancia al líder de Jane’s Addiction.

Según manifestó el propio Farrell cuando se le consultó por la inestabilidad del dólar y las dificultades económicas de nuestro país en una entrevista con Infobae, realizar el Lollapalooza Argentina le genera pérdidas en su billetera.

«La gente viene por la música, porque es el arte que más ama”, dijo el oriundo de Queens.

“Por supuesto que hay transacciones, temas económicos de por medio. En estas seis ediciones no gané un centavo… ¡si perdí dinero, perdí dinero! Te sorprendería si te digo cuánta plata hice. Pero, ¿sabés? pienso que va a seguir pasando, porque es algo que debe suceder”.

“Lo importante es que quiero traer música a todas partes del mundo y aprovechar esta escena argentina que es buena, que es amada, con artistas queridos, y hacerlo en lugares que necesitan ayuda, de alguna forma. Ese es el plan, ir donde hay guerra y llevar paz, colaborar con diferentes culturas y es por eso que creo que las generaciones futuras tienen la cabeza en eso. Están podridos y cansados de las peleas», cerró Perry, quien celebró su cumpleaños número 60 durante el primer día del festival, lo que le valió una interpretación del “Feliz cumpleañosde parte de La Mona Jiménez.