|
19/11/2020

3 series para ver si te gustó Bárbaros en Netflix

Mientras los fans de la serie alemana esperan por su segunda temporada, recomendamos darle una oportunidad a estas otras series.

Vikingos / Los ladrones del bosque / Spartacus

Bárbaros se convirtió en uno de los nuevos aciertos de Netflix. La producción germana vio la luz el 23 de octubre de este año y, días después, más precisamente el 2 de noviembre, el gigante del streaming anunció que esta creación de Andreas Heckmann, Arne Nolting y Jan Martin Scharf contará con una segunda entrega.

Seis episodios de entre 51 y 41 minutos de duración son los que componen la primera temporada de la tira, por lo que muchas personas no tardaron demasiado tiempo en terminarla, pero para su fortuna Netflix cuenta con otros títulos que podrían resultarles interesantes si efectivamente les gustó Bárbaros. A continuación, compartimos tan solo tres de ellos.

Vikingos

El vikingo Ragnar Lothbrok (Travis Fimmel) es un joven granjero y padre de familia que no está conforme con su jefe tribal, Earl Haraldson (Gabriel Byrne), y su decisión de enviar fuerzas invasoras al Este, a los estados bálticos y a Rusia, ya que Lothbrok cree que los habitantes de ahí están en igualdad de condiciones que ellos, los nórdicos, por lo que quiere ir al oeste, a buscar nuevas civilizaciones, lo que significa cruzar el océano.

Con la ayuda de su amigo Floki (Gustaf Skarsgård), Ragnar logra construir una pequeña flota de botes veloces que lo ayudarán a llegar al mundo del Oeste. El protagonista, quien se considera a sí mismo descendiente directo de Odin, continuará luchando durante años contra Haraldson, hasta que se encontrarán frente a frente en una batalla por la supremacía de los vikingos.

Vikings es una serie del History Channel, basada en las leyendas nórdicas de la Escandinavia medieval. Se centra en las historias del legendario jefe vikingo Ragnar Lothbrok, su familia y descendientes.

Los ladrones del bosque

Los ladrones del bosque nos traslada hasta el siglo XVIII donde Jan de Lichte (Matteo Simoni), un carismático bandolero, se dispone a liderar a débiles y oprimidos en una revuelta contra toda la aristocracia corrupta que existe en la ciudad de Flandes.

Todo comienza cuando Jan regresa a su pueblo y para su asombro ve que los enfermos y los pobres han sido expulsados del lugar. A su lado, el oficial Jean-Philippe Baru (Tom Van Dyck) descubre mediante una serie de sucesos la corrupción que oculta Jean-Joseph Coffijn (Dirk Roofthooft).

Coffjin juega un papel importante puesto que ahora que ha sido descubierto su misión es resistir todo lo que pueda a las advertencias de Baru para que este reforme la guardia de la ciudad. Pero un trágico suceso ocurre cuando Jan se entera que Emiel ha muerto.

Más tarde, Jan es arrestado por unos cazarrecompensas, pero en un golpe de suerte, Francis Tincke (Stef Aerts) consigue liberarlo. Jan descubre que han puesto precio a su cabeza y ahora tiene que tratar de sobrevivir por todos los medios posibles.

Spartacus

Ambientado en el Siglo I a.C., en pleno auge del Imperio Romano, este drama de tintes históricos presenta la historia de Spartacus (Andy Whitfield en la primera temporada y Liam McIntyre en la segunda), una revisión del Espartaco originalmente interpretado por Kirk Douglas en la película de 1960, dirigida por Stanley Kubrick.

Spartacus es un tracio cuya existencia, en un principio, está marcada por el yugo de la esclavitud romana y, posteriormente, cambia de forma radical cuando este es capturado por Cayo Claudio Glabro (Graig Parker) y condenado a morir en la arena a manos de gladiadores. Mientras tanto, la mujer de Spartacus, Sura (Erin Cummings) es vendida como esclava sin que este conozca su paradero. Su única vía de supervivencia será convertirse en esclavo y luchar como un gladiador por su vida.

Pronto se muestra la valía del tracio cuando este acaba con sus verdugos en la arena donde iba a ser ejecutado. A petición popular, y para la calamidad de Cayo Claudio Glabro, la vida de Spartacus es perdonada y su cuerpo vendido a Lentulus Batiatus (John Hannah), quien posee una escuela de gladiadores. Desde entonces, se traslada al espectador al violento mundo de la arena, los gladiadores y la pasión del protagonista por recuperar a su amada.