A tan solo unos pasos de terminar y cerrar este año, empieza el momento de reconto en donde nos preguntamos cómo nos fue. En el universo de las ficciones episódicas eso significa evaluar qué series nos enamoraron, cuáles historias nos transformaron o pensar en aquellas que fueron absolutamente olvidables. En ese balance y reflexión, también es cierto que nos damos cuenta que atrás quedaron los años de holgazanería seriéfila. Adiós a los tiempos de descanso, a las verdaderas mid-season y a las semanas que uno aprovechaba a ponerse al día con los episodios atrasados.

Sin embargo, otra problemática se despierta y es la de la comunicación. Con tanta oferta, tantas campañas de marketing y tantas plataformas; no es raro que algunos estrenos se nos escapen o ni siquiera los hayamos escuchado. Y es por eso que desde Indie Hoy decidimos armar nuestra lista de favoritas que, si no las vistes, deberías:

Sorry for Your Loss

Disponible en Facebook Watch.

Foto: Facebook Watch

Durante este año vimos cómo el número de jugadores que generan y distribuyen contenido creció. Pero además de la cantidad, también elevaron la vara de calidad y, desde YouTube Red hasta Facebook Watch, ambas plataformas sorprendieron con sus historias. En este contexto Sorry for Your Loss -creada por Kit Steinkellner- fue la ficción que lo rompió todo: con las actuaciones brillantes de Elizabeth Olsen, Kelly Marie Tran y Janet McTeer, una historia con muchísimos matices y planteos existenciales que movilizan. Brillante sería la mejor palabra para poder describirla.

Titans

A partir del 11 de enero, va a estar disponible en Netflix Latinoamérica.

Foto: Netflix

El lanzamiento de la plataforma de streaming de DC Universe estuvo invadido de muchísima expectativa y esa misma esperanza rodeó al estreno de Titans. Lo cierto es que el público seriéfilo ya está acostumbrado y hasta saturado de las historias de superhéroes y con este estreno llegó un poco de aire fresco. Dejando de lado el recorte más “humanizado” y “oscuridad” del género, pero sin abandonar la complejidad de los personajes de lado, Titans fue una vuelta a las narrativa algo más clásica. Con grandes enfrentamientos, un camino del héroe muy marcado y llevando a la pantalla una historia con cientos de conexiones emocionales, es una muy grata sorpresa.

Kidding

En Estados Unidos estrenó en Showtime.

Foto: Showtime

Ya desde algunos años que la categoría de dramedy sorprende siempre ya que, con gran flexibilidad en sus recursos, logró presentar historias sumamente complejas y heterogéneas. En ese sentido Kidding es uno de los dramedies más importantes del año que además contó con una excelente actuación de Jim Carrey. Es que su construcción de Jeff Piccirillo -un personaje adorable pero terriblemente oscuro- es de las mejores actuaciones que vimos en este 2018. La forma de hablar, de caminar y hasta de sonreír, destaca la naturalidad con la que combina la oscuridad y luz de su personaje.

My Brilliant Friend

Disponible en HBO Go.

Fue un calendario extraño para HBO que, sin Game of Thrones, constantemente intentó ocultar esa ausencia, y esta situación también se convirtió en una gran oportunidad de mostrar historias diferentes. Durante noviembre la cadena estrenó My Brilliant Friend, adaptación de una novela italiana que nos lleva a un barrio trabajador de Nápoles y en donde presenta a dos mejores amigas. Con un espíritu totalmente local (aunque pensado para una audiencia internacional), esta serie es uno de los claros ejemplos de que la televisión todavía tiene lugar para ficciones diferentes, arriesgadas y con ritmos narrativos que están muy alejadas del

Condor

En Estados Unidos estrenó en Audience.

Foto: Audience

Desde la despedida de Banshee, el universo de las series de acción estuvo muy golpeado y hasta olvidado. Pero fue este año que, entre anuncios y estrenos, parece haberse prendido una luz de esperanza para el género. Entre la llegada de Tom Clancy y Condor, los fanáticos volvimos a encontrar ficciones con muchísima acción, escenas de persecución, peleas y tensión de muerte. Condor se trató de un estreno sumamente silencioso pero, quienes la miramos, destacamos la adrenalina y adicción que generó.