Foto: Tweet de @polispol

El capítulo de ayer de Game of Thrones fue la celebración del final de una batalla, pero también marcó el inicio de otra no menos cruel. Sin embargo, una de las cuestiones más comentadas del ante-penúltimo episodio de esta ficción fue un insólito error de su equipo de producción.

Durante la escena del festejo luego de la derrota del rey de la noche, Daenerys luce celosa de la popularidad de Jon, sobre todo ahora que sabe que él podría reclamar el trono de hierro. Pero además del rostro contrariado de la reina de dragones, los espectadores notaron la presencia de un vaso desechable de Starbucks en la mesa junto a ella.

Acto seguido, las redes sociales se llenaron de burlas al respecto. Y no es para menos, se trata de una serie que factura millones de dólares por cada emisión. Así que resulta extraño que una equivocación tan torpe haya sucedido y que ni los actores, ni el personal de logística y edición lo hayan notado.

Algunos inclusive especulan con que es un detalle intencional, parte de un acuerdo publicitario con esa franquicia de cafeterías. En el mundo de los negocios todo es posible, de manera que no deberíamos descartar ninguna teoría.

Lo más reciente que habíamos reportado sobre esta tira es la confesión de la actriz Emilia Clarke sobre cuál fue el episodio de esta temporada final que más la impactó emocionalmente.

Tweet de @rociorobledofz
Tweet de @polispol