Foto: HBO

Luego ver la reacción que tuvo Kit Harington al enterarse del final de Game of Thrones, nos quedó bastante claro que el actor que encarnó a Jon Snow es una persona bastante emotiva.

Según reporta Vulture, sabemos que Harrington ingresó en un centro de rehabilitación por «estrés, agotamiento y alcohol» después de enterarse del desenlace de su personaje (y el de Emilia Clarke). Un amigo del citado artista comentó lo siguiente sobre su situación:

«Se dio cuenta de que esto es todo, ese es el final. Era algo en lo que todos habían trabajado tan duro durante estos años. Tuvo un momento de, ‘¿y ahora qué?’.»

Kit siempre ha reconocido tener altibajos relacionados con su salud mental. Por ejemplo, contó que su estabilidad se empezó a desmoronar con la muerte de Jon Snow durante sus labores en la guardia de la noche. Por entonces, él le confesó a Variety:

«Ese fue el momento en que empecé la terapia y comencé a hablar con la gente.»

En la misma época, también reveló que tenía miedo de no poder seguir trabajando y que fue «su periodo más oscuro». Más recientemente, en una entrevista con Esquire, el actor de 32 años dejó claro lo duro que le había pegado desprenderse del rol de Snow.

Por suerte, su paso actual por rehabilitación parece ser muy positivo y queda claro que él ingresó en tal centro por voluntad propia. Así que puede salir y entrar cuando quiere de las instalaciones en donde está. Dentro de las actividades que realiza allí, se enumeran:

«Entrenamiento psicológico, meditación consciente y terapia cognitiva conductual para combatir el estrés y lidiar con las emociones negativas.»

Asimismo, se ha reportado total apoyo al artista por parte de Rose Leslie, su actual esposa; a quien por cierto conoció en el elenco del programa. Muchos la recordarán como Ygritte, la salvaje pelirroja que le decía que él no sabía nada.

Esperamos que Harrington pronto termine de superar este mal momento pese a la lluvia de críticas que sigue extendiéndose en internet sobre el final de la famosa serie de HBO.