Con la tecnología de hoy, cualquiera podría pensar que no requiere de mucho esfuerzo solucionar algún inconveniente referido al apartado visual de las películas, pero ese no fue el caso con Venom, la reciente cinta de Marvel sobre el enemigo de Spider-Man.

La verdadera dificultad a la hora de animar al personaje interpretado por Tom Hardy (The Dark Knight Rises, Dunkirk) se encontraba en su lengua y su forma de hablar.

Para conocer más sobre este asunto, la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos se sentó a dialogar con el supervisor de efectos especiales, Paul Franklin (Captain America, la trilogía The Dark Knight) y el artista conceptual Paolo Giandoso (Ant-Man, Iron Man 3).

En dicha entrevista, Franklin explicó cómo desarrollaron la boca y el habla de Venom, teniendo en cuenta que en los cómics el simbionte está moviendo y enrollando su lengua en todo momento, lo cual se convirtió en un problema dado que se necesitaba que el personaje hablara.

Para sorpresa de muchos, la solución que el equipo le encontró a este asunto se dio gracias a una leyenda viviente del séptimo arte como es el reconocido actor y director Clint Eastwood, y su colega y ganador del Oscar, Jack Palance.

Franklin contó:

“Después de muchas pruebas, [los animadores] descubrieron cómo trabajar entre los dientes tomando una [página] de estrellas de cine como Jack Palance y Clint Eastwood, que a veces ofrecen el diálogo con los dientes apretados. En lugar de tener la lengua constantemente presente, simplemente la usamos para enfatizar y eso le dio más impacto”.