Woody Allen vuelve al ruedo. Con un escenario inesperado y algunos años frenado a partir de la salida a la luz de sus abusos hacia su hijastra, Allen emprende su polémica vuelta al cine.

Uno de los directores más prolíficos del cine contemporáneo nos tenía acostumbrados al estreno de un film por año, pero luego de los abusos sexuales que salieron a la luz y se enmarcaron en el movimiento #MeToo, nacido en el seno de Hollywood a partir de los abusos de Harvey Weinstein, Allen había permanecido algo oculto.

Ahora ha decidido encarar un nuevo proyecto que comienza a filmarse hoy mismo, miércoles 10 de julio. Como hace algunos años, el director se viene corriendo de su amada Manhattan para filmar en Venecia, Barcelona, Roma. Ahora el set tendrá lugar en San Sebastian, la ciudad del País Vasco reconocida internacionalmente por su prestigioso festival de cine.

“Quería rodar otro proyecto en España. No me gusta irme de casa, así que busqué un lugar donde estar cómodo durante el verano con mi familia y escribí una historia basándome en el Festival de San Sebastián”, dijo el director en la presentación del proyecto.

Si bien no se sabe aún de qué va la película sí se adelantó que será un enredo amoroso en el seno del festival. Provisoriamente recibe el nombre de Rifkin’s Festival y cuenta con las actuaciones de Elena Anaya, Sergi López, Louis Garrel, Gina Gershon, Wally Shawn y Christoph Waltz.

Aunque Woody Allen ha sido reacio a los festivales durante varios años, parece haberse reconciliado y expresó: “Quiero presentarle al mundo mi visión de San Sebastián.” Por más que la noticia del rodaje sea una alegría para los fans, el tema #MeToo no pasó desaparcibido en la conferencia donde se anunció este rodaje. Cuando al director neoyorquino le preguntaron sobre la situación que implicaban las denuncias y su posible retiro del cine, contestó:

“Nunca he pensado en jubilarme. Mi filosofía siempre ha sido que no importa lo que ocurra, siempre me he centrado en mi trabajo, siete días a la semana. Y no pienso en movimientos sociales ni políticos. Probablemente me muera montando una toma de una película.”

Recordamos que Woody Allen fue acusado de abusar de su hijastra Dylan Farrow cuando ella era menor de edad.

Mientras tanto, en octubre de este año se estrenará el film A Rainy Day in New York, protagonizada por Elle Fanning, Timothée Chalamet y Jude Law. Este film fue parte de un contrato que tenía Allen con Amazon, con quienes iba a producir 4 películas, contrató que Amazon decidió romper a raíz de las acusaciones y llevó a que Allen los demande por 68 millones de dólares.