|
30/10/2020

Conocé a Yago y su pop melancólico con guiños al vaporwave

El músico argentino presentó «Libertad», un adelanto de su próximo disco de estudio.

Foto: Juana Marsans

Yago Allende es un músico y productor porteño que conjuga pop lo fi con elementos del synthwave y el future funk, letras introspectivas y beats bailables. 

Actualmente se encuentra puliendo los últimos detalles de su próximo disco de estudio y a modo de adelanto publicó el single "Libertad" a través del sello Mazorca Discos. Para este lanzamiento, Yago trabajó con el productor Nacho Maquieira y el diseñador Julián Freijo aka Jultonic (quien también trabajó en Proyecto Gomez Casa, Guli y Peces Raros). Durante este año también colaboró en el EP colaborativo de Galean, participando en la canción "Cordillera" junto a Laura Morgado, Saint-Andreu, Lumeira y F.Le.

Con influencias que van desde artistas locales como Juan Mango y bbrainz hasta productores internacionales como Homeshake y Com Truise, “Libertad” retoma la melancolía vaporwave de sus primeros trabajos con reminiscencias al jangle pop y al Charly García de Clics modernos. Con respecto a sus referentes, además de mencionar a la trinidad conformada por Charly, Fito Páez y Spinetta, Yago se considera un melómano que oscila entre la música popular y músicos experimentales como Ryuchi Sakamoto.

Su primer trabajo de estudio, Amor retro (2018), combina armonías delicadas con letras que destilan un romanticismo sutil. El disco está dominado por un aura de reminiscencia vintage, con una fuerte presencia de rígidas baterías electrónicas y sintetizadores brillantes, todo bajo un filtro que recuerda a la distorsión de los cassettes y VHS. “Desde 2015 que vengo creando proyectos con diferentes géneros musicales, desde EDM hasta pop psicodélico -explica Yago-. En 2017 decidí publicar un disco que se iba a llamar Flores. Por razones de la vida, postergué ese disco que después de un año mutó en lo que sería finalmente Amor retro. Ese disco arranca mi carrera profesional en plataformas y en un formato de canciones que yo antes no hacía. Con audios nostálgicos y sonidos bien ochentosos me di cuenta de que podría seguir con esta carrera”.

Ese mismo año comenzó a planificar su próximo lanzamiento. En 1993, publicado un año después también de manera independiente, se alejó del estereotipo ochentoso y amplió la paleta de sonidos hacia una confluencia nutrida por el indie pop y los ritmos del chill hop, sumado a mayor participación de guitarras y coqueteos con la bossa nova como en "Amor de 3 AM". Yago agrega que busca trabajar sus álbumes como discos conceptuales, y aclara que 1993 “es una obra desde el corazón, un corazón roto y una vida destrozada, la oportunidad de volcar todo en canciones cortas y con una estética bella y cálida”.

Al llegar a “Libertad”, Yago sigue afianzando su propuesta única en la escena local actual, proponiendo desde la tapa un guiño a la estética vaporwave tan en boga en los primeros años de la década del 2010 y que decantó, en parte, en el renacer de algunos sonidos característicos del pop de los 80. En sus palabras “es una nueva etapa, un nuevo sonido, trabajando con un sello, con un ingeniero de mezcla y con la cabeza en alto para que toda esta obra llegue lo más lejos”. De cara al futuro, advierte que no quiere adelantar detalles pero afirma que previo a su próximo disco en proceso busca publicar dos singles y no duda en describirlo como una evolución artística.

Escuchá a Yago en plataformas de streaming.