Muy distinto al nombre de su proyecto, las cosas no han sido sencillas para Murray, cantante y fundador de Easy Life. El joven ingles creció trabajando toda su vida en una granja junto a sus padres en la ciudad de Leicestershire, vendiendo papas y criando gallinas. Fue así que desde chico aprendió a ensuciarse las manos para llegar adonde quería estar. A finales del año pasado formó el grupo con el bajista, saxofonista y cantante Sam, al quien conocía de la escuela. Luego se sumaron el baterista Cass, el guitarrista Louis y el percusionista y tecladista Jordan.

Easy Life es una forma de escape en un mundo moderno donde vivir se hace cada vez más difícil con las presiones que eso implica, rechazando el estilo de vida materialista.

Recientemente firmaron para Island Records y en abril sacaron su primer material, un mixtape titulado Creature Habits, que contiene seis canciones que reflejan en totalidad el sonido del proyecto, desde el rap influenciado por Mike Skinner (The Streets), las historias que recuerdan los comienzos de un joven Alex Turner y las influencias de soul y el r&b. El sonido absorbe una gran cantidad de influencias sin tener en cuenta las etiquetas y recordando a contemporáneos como Rex Orange County y Cosmo Pyke.

Pasar de tener trabajos rutinarios a recibir millones de reproducciones y shows agotados en su Inglaterra natal en tan solo unos meses fue algo inesperado pero buscado por los ingleses. El amor por su ciudad se mantiene por encima de lo que hacen, lo que los lleva a ser un grupo que está listo para tomar por sorpresa al resto del mundo.

Hace semanas lanzaron su nuevo sencillo Frank, la que tal vez sea su mejor canción hasta la fecha con un estribillo enorme y una producción impecable. En julio recorrieron todo el circuito de festivales de UK, y ahora con el lanzamiento de su más reciente canción Nightmares, los espera una gira para fin de año.