eli-almic-dj-rc

Desde hace bastante tiempo que el rap no es sólo cosa de hombres, y Elisa Fernández –nombre real de la uruguaya Eli Almic– lo sabe. A tres años del lanzamiento de su primer y experimental EP Rara vez (2013), Eli Almic & DJ RC arremeten hoy con Hace que exista (2016), primer trabajo de larga duración que evidencia en su sonido global el resultado de la búsqueda y la experimentación con los géneros del hip-hop, soul, R&B y jazz, géneros que la dupla funde de manera exquisita con la voz dulce de Eli, quien escupe sin miedo letras viscerales y reflexivas.

“Eli Almic es la veta rapera de Elisa. Elisa Fernández es la rapera pero también es la actriz, la profe de pilates, la que busca cómo sobrevivir todo el tiempo trabajando lo mínimo en cosas que la distraigan de lo que realmente importa: la música y la actuación. Eli Almic es la parte más valiente y arriesgada, autodidacta, inquieta. Elisa hace galletitas de avena, sueña con viajes, observa, habla alto y/o rápido. Ambas conviven en armonía” afirma Elisa cuando se le pregunta quién es quién en este lío. La pregunta, aunque básica, resulta en éste caso muy digna de hacer, pues al escuchar los diez tracks de Hace que exista nos enfrentamos a un corazón desatado en poesía y envuelto en beats fuertes, sensibles y subversivos que generan de inmediato la inquietud por saber un poco más acerca de quién nos habla, de quién nos hace bailar y alzar las manos en nombre de la música hecha con honestidad.

Y es que Hace que exista es rap latinoamericano con todo lo que eso conlleva: el peso del día a día, la viveza, la rabia, el amor, la fusión, y la hermosa particularidad. Elisa tiene mucho para decir y Eli también. La dualidad la tenemos todos, claro que sí, pero la valentía de no esconderla y más bien, de liberarla es lo que nos gusta y una de las razones por las que la música que brota que Eli Almic & DJ RC rebalsa de chispa y de frescura a la vez.

¿Cómo fueron tus primeros pasos en la música?
Las primeras veces que canté en vivo como Eli Almic fue con bandas amigas que me invitaron a participar en sus toques, como Vaimaca Dub. Una vez que grabé mis primeros temas ya salí a tocar todo lo que pude a principios de 2012 y después de eso no paré más. Antes de todo eso tuve varios intentos de bandas: a los 15 años con La topadora King, banda con la que no pasamos de covers de The Beatles y The Cranberries, y creo que no llegamos a tocar en vivo; y a los 18 quise tener una banda de rock bastante pesadito, interesante, y cuando tuvimos un toque no fui, me cagué. Después entendí que quería hacer rap y aquí estoy.

¿Qué diferencias estéticas encontrás entre Rara vez y Hace que exista? ¿Cómo crees que has crecido en estos años de trabajo musical?
Rara vez fue un poco de todo: los primeros experimentos, conocernos y probar, salir a la cancha con algo fuerte o definido. Hace que exista es más maduro, pensado, relajado. Tiene un sonido más específico y escogido, beats con samples de jazz y otros más crudos, MPC, letras más “para adentro”, preguntas propias que no tienen respuesta, cuestionamientos existenciales y críticas a este mundo que apesta y queremos embellecer o iluminar. Tuve más tiempo para darme cuenta cómo quiero encarar la música en general. Rara vez me preparó para tirarme al agua con firmeza. Siento que crecí en muchos aspectos, ahora me conozco más, tengo más escenario arriba, pude investigar en lo vocal y lírico, hacer y deshacer, ver qué me gusta de mí y qué no, qué cosas podría probar a futuro…

¿Cómo fue el proceso de composición y grabación de Hace que exista?
Sobre fines de 2014 empezamos a grabar canciones nuevas que pensamos podrían ir para el disco. De febrero a junio de ese año anduve de viaje por Brasil y grabé alguna que otra cosa en algún estudio de por ahí, como “Sin saber muy bien cómo” que es parte de Hace que exista. Durante gran parte de 2015 salieron la mayoría de las canciones si mal no recuerdo: “Hace que exista“, “Es así“, “Ese lugar sin forma“, “Si hacer vale“, todas canciones teñidas de mi viaje personal, de todas esas preguntas que me hice en ese tiempo tratando de crecer y transformar el enojo en algo mejor.

¿Cómo te relacionás con la poesía? ¿Cuándo comenzaste a indagar en el rap?
El rap es mi conexión directa con la poesía. Podría decirte que me encantan los poemas pero rara vez leo alguno, soy vaga y termino colgándome más con las novelas o prosa en general. El rap puede escribirse de manera totalmente libre o siguiendo ciertas reglas que pueden ayudar al flow. No hay recetas, es muy personal. Escucho rap desde mi adolescencia tardía, medio de manera inconsciente se me fue metiendo adentro y entendí que esa era mi manera favorita de expresión en la música, siempre junto a la melodía que es esencial para mí. Al igual que los beats te transmiten ciertos climas, la melodía aliviana la monotonía que puede llegar a tener la rima, le da aire.

¿Qué/quiénes son para ti una fuente de inspiración importante?
El día a día, la calle, las relaciones humanas, los paisajes, Erykah Badu, Lauryn Hill, Pink Floyd, los errores, la frustración y la alegría, el amor, Ana Tijoux, el jazz, los beats, la vida. Me es difícil responder este tipo de preguntas porque siempre me olvido de cosas importantes.

¿Qué pensás que aporta Eli Almic & DJ RC a la movida hip-hop latinoamericana?
Supongo que el equilibrio entre lo femenino y lo masculino que es algo que no había antes en Uruguay. Parece muy obvio pero es un complemento natural que aporta desde un lugar primario y básico, la mujer y el hombre actuando en conjunto. En cuanto a Latinoamérica no estoy segura aunque creo que un poco de esto que te decía, ya que no somos tantas mujeres y hombres haciendo cosas juntos sino más hombres por su lado y en menor escala mujeres juntas tratando de mostrarse en este mundo hiphopero masculino. Con RC estamos buscando nuestro propio hip-hop con su sonido y mensaje que suma a la búsqueda latina que ha logrado tener un decir y sonar propio sí inspirado en lo que viene del rap en inglés pero enfocado en nuestra realidad y maneras de sentir o vivir el mundo. Lo que estamos haciendo ayuda a dar a conocer un poco más lo que se está haciendo en Uruguay, que viene creciendo.

¿Cuáles son los próximos planes?
Tenemos fechas con DJ RC en Chile el 27, 28 y 29 de octubre junto a Bronko Yotte. El 2 de diciembre me voy de gira a Costa Rica con mi otra banda Atlántico Negro, proyecto más abocado a la fusión de estilos como el dub, reggae, hip-hop y ritmos latinos. Mi idea es grabar un disco durante el viaje, que por mi parte sigue para EE. UU. y adonde me lleve la música, ando con muchas ganas de explorar y grabar por ahí, cosa de volver y generar un disco (ese mismo de viaje u otro) con banda, bien potente y diferente a lo que hice hasta ahora.

Comunidad Indie Hoy