Foto: Leonardo Rendo

Es mediodía y Mariana Michi descansa al sol, entre sus plantas y los duendes que dejó la antigua dueña de la casa. El año pasado sacó su primer disco, Cayó el valiente, un trabajo de doce canciones producto de un proceso personal de crecimiento y que la hizo ganar La Bienal de este año. «Es un reconocimiento súper lindo,» dice la artista, «estuvimos laburando un montón de aspectos de mi obra y ahora estoy permitiéndome gozar este momento.»

El disco, que la muestra sobre un fondo y luz azul, comparte reminiscencias a Bocanada de Cerati. «El otro día encontré la carpeta que hice para la producción y era el primero que tenía como referencia,» reconoce Mariana, que trabajó produciendo sus propias canciones y viendo qué quería en el disco y qué no. «Hago mis canciones, son las canciones que compongo desde chica, es un recorrido de pensar cosas, de decir cosas, de buscar música nueva, de estar todo el tiempo encontrándome y son una mezcla de todo lo que escuché, y quería que se note.»

En el pasado esta artista multifacética formó parte de proyectos como Mugre, Miau Trío y Ocho junto a Juan Belvis, y reconoce que «dedicarse a la música es laburar un montón, es ser muy freelance. Es difícil prevenir cuestiones, pero las cosas suceden. Son como las luchas que elegís representar, hoy estoy en todo lo que valga la pena para mí.»

En un año que la encontró girando por el país, augura un buen futuro. «Creo que me gustaría llegar al tiempo donde tenga las herramientas y los medios para poder hacer lo que quiera. Tener todo el tiempo la libertad de poder cambiar de rumbo sin que nada me lo impida.» Lo que todavía viene es el lanzamiento de su single Mala, la producción de otros artistas y el estreno de un par de videos de sus temas.

Escuchá Cayó el valiente en todas las plataformas de streaming.