La polifacética artista chilena-estadounidense Francisca Valenzuela nos responde una serie de preguntas antes de arribar a Buenos Aires para presentarse en el Festival Nuestro del sábado 18 de mayo en Tecnópolis.

Cantautora, productora y activista, mujer en toda regla. Desde la salida de su primer trabajo, Muérdete la lengua (Frantastic Records, 2007), hasta un cuarto disco que saldrá este año, no deja de sorprendernos su evolución musical desde lo independiente, pero siempre con una creatividad y liderazgo en su quehacer personal y profesional. Todo eso y más, se denota en esta entrevista.

En el 2006 sacaste la canción «Peces«, siendo una casi veinteañera. 13 años después siento que pasaste de ser un pez a una sirena que nos atrapa con el adelanto de tu cuarto disco, «Tómame«. Yo diría que es una evolución a la desinhibición. ¿Qué se te pasa por la cabeza al mirar en retrospectiva este proceso de tu carrera/persona?
Cuando salió en la radio chilena “Peces”, yo tenía 19 años y creo que de seguro hay un avance y crecimiento súper importante a lo largo del tiempo. Por una parte, creo que está el crecimiento y maduración que todos tenemos. Es decir, toda canción que sale a la luz es como una foto de un momento, como mirar un álbum de fotos antiguas. “Peces” era una canción adolescente con la fuerza de un despecho genuino quinceañero. Y luego, “Tómame” es de alguna manera una canción sobre una exploración y un empoderamiento de la sexualidad y sensualidad que yo he podido vivir y desarrollar a lo largo del tiempo, cachai. Una comodidad, un crecimiento. Volverse más cómoda con uno mismo es algo que viene con el tiempo. Entonces, de alguna manera creo que son fotos de momentos diferentes de una misma persona. Y los dos son muy cercanos, parte de mi identidad y de quién soy. También para pasarlo bien, no hay que tomarse tan en serio a la larga.

En aquel primer tiempo, trataste de que los sellos discográficos «pescaran» tu música, sin ningún resultado. Eso derivó en fundar Frantastic Records. ¿Cómo fue esa toma de decisiones al accionarte como independiente en el mercado musical? ¿Te arrepentís de algo o creés que los que te dijeron que no son los que se arrepienten?
Efectivamente, yo fui a las discográficas y a ninguna le gustó el proyecto. Encontraban que era muy alternativo. En vez de quedarme parada a esperar que alguien rescate el proyecto, comencé a hacerlo sola, a pulso e intuitivamente al avanzar. La idea de ser independiente no era como un abanderamiento en ese momento, simplemente creé una estructura para poder seguir adelante y no parar. Es decir, el sello nació como una herramienta. Yo creo que todo pasó por algo y todo pasa por algo. Incluso en los momentos en los que quizás alguna discográfica ofreció algo, o había avances, yo no estaba lista para tomar un paso grande como artista en ese sentido. Terminaría enchufándome a una estructura que no tenía nada que ver con lo que estaba haciendo, ¿se entiende? Es decir, yo pienso que es y ha sido importante para mí el tener la libertad de hacer lo que yo quiero hacer, saber quién soy como artista y aprender a realizar las cosas. Yo no entiendo cómo los artistas quieren delegar la inteligencia de sus proyectos. Creo que el costo y arrepentimiento que puedo tener es únicamente el tema del tiempo y el desgaste de energía emocional, física y psicológica. Aprender o equivocarse todo el rato, tener que invertir en la parte económica todo el tiempo, es súper difícil. No todos los artistas van a querer hacerlo, y eso es lógico y totalmente entendible. En mi caso, me lancé a hacerlo porque tuve la oportunidad y las herramientas. También la gente alrededor, que ha sido parte de este proceso conmigo. Pero yo creo que hoy en día la seguridad, convicción y visión que tengo como artista, que son productos de mi proceso y todos estos años, me dio mucha más libertad y relajo con respecto a la posibilidad de ser o no ser independiente. Ya aprendí como se hace la estructura, ya sé quien soy, sé lo que quiero y cómo avanzar. Todo eso tiene que ver con un proceso de ser independiente. Y además, en ese momento en Chile las discográficas estaban medias invisibles, no estaban presentes. No había otra posibilidad. En los últimos diez años ha habido una transformación importante en la industria en Sudamérica, y en Chile en particular.

«Los poderosos«, tal como los que te dijeron que no, es una canción con una mirada social y tinte folklórico. Incluso parte de Los Jaivas han tocado con vos esta canción en vivo. ¿Que música de raíz sentís que te ha influenciado?
La música de raíz de Chile me ha influenciado: Los Jaivas justamente; Claudio Parra es uno de mis pianistas favoritos del mundo, y tengo el honor de conocerlos y haber tocado con ellos. La música folklórica de Chile, y la música chilena en general, me ha influenciado desde el lugar que es muy verdadera, sincera, conmovedora y es muy política. Es una música valiente, que generalmente tiene filo, que tiene dientes. Y de alguna manera me gustaría pensar que la visceralidad de la cual yo escribo también tiene esa fuerza, a veces en algunas canciones. Es una cosa, que de un modo u otro, permeó mi cerebro y mi corazón con la música. No solamente con la música de raíz de Chile, mejor diría con la sudamericana o latinoamericana, donde la prosa, la palabra y la poesía de la canción tiene una fuerza. Entonces, creo que esa fuerza de desnudarse con una guitarra o un instrumento sola, o solo, y cantarle a un colectivo, a las personas, para movilizarlas y activarlas, es algo que me mueve y me activa. Sin miedo. Con garra. Con fuerza. Con vínculo a la realidad de tu país.

Además de esa pizca de folklore en tu música, hoy estás experimentando con el synthpop, tal como se oye en la sexual «Tómame«. Pero en la balada confesional «Ya no se trata de ti» seguís manteniendo el piano como tu elemento clásico. ¿Qué sorpresas nos traerá tu cuarto disco? 
Este cuarto disco, sin dudas contiene elementos con los cuales he jugado y he explorado antes. Cositas que son más souleras, cositas más folklóricas. En general, creo que este disco viene con una propuesta innovadora y entretenida. Yo diría que atrevida. Hay canciones que fusionan muchos más géneros de música. El piano está muy presente, pero de diferentes maneras. El disco además va tener muchas colaboraciones. Tendrá muchas canciones y muchas historias. Y una gran historia que lo unifica también. Me da ganas de contar más pero todavía no puedo (Risas).

Hace unos días estuvo por Buenos Aires tu amiga Ximena Sariñana, con quien colaborás en su más reciente disco. También has colaborado con Latin Bitman. En vivo lo has hecho con U2 y Miguel Bosé. ¿Hay más featurings tuyos a futuro?
Me encanta hacer colaboraciones, canciones con otros artistas. He tenido la oportunidad de colaborar con mucha gente y ha sido realmente genial. Al final del día, lo que dictamina esa colaboración es si me siento cómoda o me siento a gusto. Y a veces son canciones como de boleros románticos, a veces son canciones electrónicas, a veces son cosas en inglés. La verdad es que estoy abierta a todo tipo de colaboración o proyecto, siempre y cuando me sienta cómoda.

¿Con que artistas de por aquí te gustaría que suceda?
De Argentina soy muy fan de Fito Páez, Miss Bolivia, Juan Ingaramo, de Charly García sin dudas. De Pedro Aznar, con quien ya tuve la oportunidad de compartir escenario, cantando justamente Violeta Parra. Hay muchos que me gustan… soy fan de Fémina, y por supuesto de Marilina Bertoldi, que desde hace mucho tiempo la descubrí con sus primeros videos. Hay mucha música en Argentina que está sucediendo que me encanta.

Has sido parte de homenajes a mujeres artistas de talle histórico, desde la chilena Violeta Parra hasta la japonesa Yoko Ono. ¿Qué sentirías si en un par de décadas artistas más jóvenes te hagan uno por todo lo que venís haciendo?
Wo… Pues sería increíble, emocionante, rarísimo (Risas). Pero sería un honor, algo inesperado. No es algo que haya pensado. De alguna manera yo me considero fan e influenciada por muchísimas artistas y mujeres, no solamente creativas, pero mujeres del mundo entero. Y poder tener perspectiva de género en mi música, poder contribuir a visibilizar voces de otras mujeres es súper importante para mí. Usar mi plataforma y mi privilegio como artista con una carrera; que ha tenido la oportunidad de perseguir con libertad esta carrera. Me parece muy importante usar la voz y hacer ruido para causas que justamente tengan que ver con temas de género en todas sus formas y temas de minorías.

Foto: Cortesía de prensa

Complementando la pregunta anterior, ¿cuál crees que sea el legado que está dejando Francisca Valenzuela?
No sé si hay un legado. No estoy pensando en los legados realmente. Estoy haciendo, dándole, viviendo. No pensando en la posterioridad. Solo pensando en el ahora.

¿Cómo surgió Ruidosa Fest? ¿Tiene proyección más allá de Chile esta movida feminista artística que generaste?
Ruidosa es una plataforma, un festival y una comunidad que busca el empoderamiento de las mujeres en las industrias creativas. Esto lo hacemos a través de talleres, paneles de conversación, festivales, contenidos, conciertos e investigación. Hemos hecho actividades en varias ciudades, y muchas fuera de Chile. Hemos hecho cosas en Ciudad de México, Las Vegas, Los Ángeles, Lima, a lo largo de Chile, y ahora vamos a Buenos Aires. Es un proyecto que nace de mi interés de generar un espacio y una iniciativa que uniera activismo con cultura pop. Que usara la cultura pop como vehículo de transformación social. Y por otra parte, que pudiera visibilizar una cantidad de voces femeninas y poder decir que no hay una sola forma de ser mujer, que no hay una sola manera de ser exitosa. Y es importante ver que hay diferentes mujeres que están haciendo distintos tipos de cosas. El valor del ejemplo. Por ende, es una red muy potente que está muy activa dentro y fuera de Chile. Hacemos cosas tanto en terreno como también en en vía digital. Una comunidad digital muy activa en ese sentido, que está creciendo día a día.

Ya que decimos festivales, cruzarás la cordillera para tocar el 18 de mayo en el Festival Nuestro en Buenos Aires. ¿Qué nos espera como espectadores para ese día? ¿Quiénes te acompañarán?
Mi presentación en el Festival Nuestro va a ser… (Risas). Un show súper completo. Vamos a hacer una puesta en escena con toda mi banda, tengo varios músicos en el escenario. Y voy a tocar piano, vamos a cantar y bailar. Va a ser un show bastante dinámico, ententenido y potente. Con diferentes tipos de momentos, algunos íntimos, otros más bailables. Algunos también más pesaditos, con una cuota más rockera. Es un show que me tiene muy orgullosa, que me emociona mucho. En verdad disfruto mucho hacerlo. Y como que lo doy todo. Nada más, lo doy todo.

Estudiaste periodismo. Si te dan la oportunidad de entrevistar a alguien, ¿a quién sería y por qué?
Yo creo que es una excelente pregunta y me encantaría tener una excelente respuesta. Se me ocurren muchas personas increíbles, tanto de la historia como de la actualidad que me gustan mucho. Una de las personas que pienso siempre es Leonardo DaVinci porque de alguna manera inventó tantas cosas… y me gustaría saber cómo se inventa, cómo ve lo que no existe. También me encanta porque tuvo un sentido del humor muy grande, aparentemente. Puede ser que te diga todo esto porque hace poquito leí su biografía que la escribió Walter Isaacson. Pero hay muchísimas personas, creo. También soy fan de Dorothy Parker, una poeta norteamericana que me encanta muchísimo, que es muy chistosa además. Mucha sátira social. Se me ocurre que puede ser una conversación muy entretenida… Pero son tantos en verdad que tendría que responderte esta pregunta más adelante.

Cantautora, pianista, productora, activista, líder, poeta, cuentista, collagista y, ahora, directora de tus propios clips. Artista polifacética a todo terreno, tu propia jefa. «Seca», como dirían en Chile. Pero, ¿cuál creés que sea la palabra/faceta que te defina desde el corazón?
Nunca me lo habían hecho de esta manera, y qué difícil la respuesta. Qué ganas de encontrar la manera precisa de decir lo que al final del día es lo que me mueve. Ahora mismo te estoy hablando desde el aeropuerto de México, en la puerta de embarque. Yo creo que es creatividad y conexión. Creo que vivo buscando maneras de sentir conexión con las personas, conmigo, con la naturaleza, con la tierra. Creo que la creatividad es parte de esa búsqueda y es un vehículo para expresarla. También para encontrar, encontrar algo, encontrarme a mí, encontrar vida, algo más en esa misma búsqueda. Quizás esto suena un poquito abstracto pero como que la creatividad ayuda, en algún punto, a saciar el misterio. A no aburrrirse, a pasarla bien. Igual que la conexión: reírse con los amigos, amar, dar, disfrutar, aprender en los desafíos y en los dolores. Todo lo demás son expresiones de un quehacer y de un vivir nomás.

*

Francisca Valenzuela se presentará este sábado 18 de mayo en el Festival Nuestro 2019, en Tecnópolis (Av. de los Constituyentes y Av. Gral. Paz, Buenos Aires), junto a Nathy Peluso, El Kuelgue y más. Más información. Entradas disponibles a través de TuEntrada.