Kim Petras nació y se crió en Colonia, Alemania, donde se volvió tema de conversación en los medios a partir de su cambio de género. Sus padres Lutz y Konni cuentan que desde los dos años la joven decía que era una mujer. Fue muy evidente para ellos que no se trataba de una etapa, y la apoyaron a usar ropa neutral en público y buscar ayuda médica. En 2006, cuando tenía 13 años, Petras hizo su primera aparición en la televisión describiendo su transición de género y el tratamiento médico que estaba recibiendo. Cuando llegó a los 16 años su caso se hizo popular luego de aparecer en un documental de la televisión alemana contando su historia, en donde mostraba su camino para recibir una cirugía y cambiar de sexo. La operación fue un éxito y Petras se volvió una de las personas más jóvenes en recibir tratamiento hormonal femenino.

Mientras tanto, Petras se abría camino en la música, un mundo que la acompañó desde muy pequeña. «Siempre quise ser una estrella pop,» recuerda. «Siempre tuve la mirada en otras estrellas del pop, personas como Kylie Minogue o Boy George. Cuando era adolescente me la pasaba en mi habitación componiendo música, estaba obsesionada con escribir canciones y hacer demos en mi computadora.» A los 19 años decidió mudarse de Colonia a Los Ángeles para cumplir su sueño, sabiendo que si quería alcanzar algo con la música tenía que dar ese gran paso. «Siempre fui la misma persona, pero nada pasaba en Alemania con respecto a lo que yo quería para mi vida. No hay música pop allá y nadie quiere hacer música en inglés. Sabía que si quería tener éxito necesitaba moverme a otro lugar, así que me mudé a Los Ángeles. Ya conocía a algunos productores de acá a través de Internet, me mandaron algunas canciones y nunca más volví a mirar para atrás.» Sin embargo, no fue fácil para la joven entrar en la industria y sobre todo tener motivación. Le costó tres años encontrar un lugar donde vivir, estaba sin dinero y durmiendo en un sillón.

«La vida era una mierda y honestamente la música me salvó, es para lo único que soy buena. Es lo que amo hacer, y esa pasión fue la que me mantuvo con esperanzas y trabajando duro. Definitivamente no fue fácil mantenerme inspirada, pero tuve fe y siempre supe que algún día sucedería.»

En agosto de 2017, Kim sacó su single debut «I Don’t Want It At All» y en cuestión de días se volvió un hito viral impulsado por la participación de Paris Hilton en el video. Su nombre empezó a ganar popularidad y los medios la llamaron la salvación del pop. En los siguientes meses la joven continuó sacando canciones que la llevaron a construir una identidad como artista, y de la noche a la mañana se convirtió en un icono del mundo LGTB. «Heart to Break», su sexto single, ingresó en el Top 40 de los Estados Unidos, una sorpresa según ella misma cuenta. «No esperaba que suceda para nada. Solo me enfocaba en convertirme en compositora porque pensaba que nadie escucharía mis canciones. Ni siquiera creía que había un lugar para mí en el mundo del pop, estoy muy sorprendida de que haya fans ahí afuera para mí, esa es la parte que nunca creí posible.»

Foto: Thom Kerr

Estos dos años de experiencia en la industria musical le dieron la seguridad que tanto necesitó desde joven y eso se lo debe a su público. «Mis fans me dieron esa confianza de verme a mí misma como artista. Ellos también me dieron confianza en mi vida, al principio era muy tímida e insegura. Gracias al público que me sigue ahora siento que hay un lugar para poder ser quien soy en verdad.» Esto es recíproco: Kim ha inspirado a millones de jóvenes a ser valientes y no tener miedo de ser quienes quieren ser. «Estoy bendecida de estar en esta posición. Tener jóvenes chicxs transgénero que miran lo que hago y se inspiran, especialmente cuando creen que no pueden ser otra cosa además de transgénero, es muy especial. Me emociona, amo lo que pasa con mi vida.»

Uno de los primeros pasos de Kim en la industria fue convertirse en una de las favoritas de los productores de PC Music y trabajar con artistas como Sophie y Charli XCX. Su sueño se volvió realidad cuando grabó «1,2,3, Dayz Up» junto a Sophie. «Fue asombroso, una experiencia demasiado buena, soy fan de ella desde hace un tiempo. Es súper, mega talentosa. Para la canción, entramos al estudio y logramos unos cuatro o cinco demos de un momento a otro. Fue muy fácil componer y ver cómo surgían las ideas, ella es tan inspiradora y su arte es hermoso. Si escuchaste su música sabés que es única, nada suena igual.» Algo parecido sucedió con Charli, a quien conoció en un show de Sophie. «Las dos corrimos al backstage para conocernos, fue muy loco porque soy muy fan de Charli y ella sabia quién era. Al otro día me despierto y tenía un mensaje de ella en el celular preguntándome si quería grabar un verso para ‘Unlock It.’ Tenía solo una semana o algo así para poder grabarlo y mandárselo, así que me metí en el estudio al día siguiente para escribir el verso y cantar mi parte. Siempre quise trabajar con ella, es un sueño y ahora se va a volver a repetir en su álbum que sale en septiembre

¿Te gustaría seguir colaborando con artistas de PC Music? ¿Te gusta la idea de experimentar a través de tu sonido pop?
Seguro, siempre que llegue la canción correcta voy a estar preparada. Para mí tiene que ver con la canción correcta, si me hace sentir algo o creo que puede hacerme avanzar como artista. Estoy todo el tiempo experimentando con mi sonido, no quiero repetirme y hacer las mismas cosas dos veces. Siempre estoy lista para probar nuevas cosas.

Luego de una serie de singles sacaste un EP titulado Turn Off the Light, Vol. 1, con un sonido pop mucho más oscuro. ¿Cuál fue la inspiración para hacer algo distinto? ¿Seguís con la idea de sacar la segunda parte?
Sí, Turn Off the Light, Vol. 2 está en camino. Siempre amé las películas de terror, me la paso mirando cine de ese estilo. A esta altura creo que vi todas. También fui fan toda mi vida de Halloween y los villanos de las películas de Disney. El EP nació en parte inspirado por todas esas cosas, fue muy divertido hacerlo y no esperaba mucho al respecto, pero tuvo éxito y las canciones sonaron en fiestas de Halloween. Realmente no esperaba esa respuesta del público, así que estoy muy emocionada por la segunda parte.

¿Cómo fue la experiencia de salir de gira con Troye Sivan? ¿Aprendiste algo?
Aprendí demasiado. Nunca en mi vida había estado de gira por tanto tiempo, así que aprendí a cuidar mi voz y qué cosas no hacer. En mi opinión, me volví una mejor performer, abrir el show de alguien es muy intenso, estar frente a un público que usualmente no te conoce es difícil pero me hizo esforzarme más. Tuve suerte que muchos de los fans de Troye estaban familiarizados con mi música. El fue súper dulce conmigo y la experiencia fue asombrosa.

Escribiste tu single «Broken» mientras estabas en la gira. ¿Qué sentiste al escribir algo tan diferente comparado con lo que venías haciendo?
Cuando estás viviendo el momento y las emociones están a flor de piel, sentís que querés hablar de eso y de nada más. Siempre escribo sobre lo que me está pasando, así que se sintió natural y real. Cuando escribí «Broken» me la pasaba todas las noches en el escenario interpretando canciones de la primer parte de mi carrera, la mayoría son más bailables, para la fiesta. Obviamente que amo esa música, pero sentí que necesitaba un momento para decir cómo me sentía por dentro. Esa semana escribí «Broken», «All I Do is Cry» y «Icy», formaron una especie de trilogía.

La canción está inspirada por el trap y es oscura pero se acerca al mainstream de alguna manera. ¿Cuál fue tu inspiración para grabarla?
Cuando hice todas estas canciones fue un tiempo donde me la pasaba escuchando 808s & Heartbreak de Kanye West, Post Malone y Travis Scott. Amo el hip hop y es un género que escucho desde muy chica, no sentí que estaba haciendo algo diferente. Estuve escribiendo inspirada por este tipo de música y eso derivó en una mezcla de diferentes sonidos. Creo que los géneros están desapareciendo y cualquier cosa que esté de moda puede ser pop.

Estas influencias también aparecen en «Blow It All» que es parte de tu nuevo álbum Clarity. ¿Qué te inspiró y cuál fue el proceso para esta canción en particular?
El proceso fue muy, muy fácil. Mi amigo y yo creamos este pequeño riff de guitarra en el estudio y escribimos la canción entera desde esa idea, fue un viaje muy rápido. Súper raro pero en ese momento estaba escuchando una canción de Jimmy Eat World, «The Middle». Amo esa canción y pensé por dentro que quiero escribir una canción que exprese ese sentimiento de cuando las cosas se ponen difíciles pero al final del día sabes que todo va a estar bien, y uno se permite disfrutar en el medio de todo eso.

En la letra de «Got My Number» filtraste el número de teléfono de tu amigo Jesse Saint John. ¿Cómo surgió esa idea?
Estábamos aburridos y con mis amigos Aaron y Lil Aaron pensamos en filtrar el número de Jesse como broma, y decidimos seguir adelante con la idea. Queríamos que su vida sea un infierno y lo logramos. Al final Jesse terminó amándolo pero tuvo que cambiar su número de teléfono. Hasta grabamos su reacción la primera vez que escuchó la canción, fue demasiado divertido.

«Sweet Spot» fue una gran sorpresa con sus influencias del house francés, recuerda a Kylie Minogue y esas canciones de principios del 2000. ¿Recordás esa época? ¿Cuál fue la inspiración para esa canción?
Ella fue la inspiración, Kylie esta siempre entre mis referencias más importantes. La amo. «Sweet Spot» es como una canción de Daft Punk, la grabamos en el estudio y también salió muy rápido. Kylie Minogue esta en mi ADN, la escuché demasiado de chica y en mi adolescencia. Solía ir a lo que llamaban «La noche de Kylie Minogue» en un club de Cologne todas las semanas. Estoy obsesionada con ella.

Desde que apareciste en la escena le diste al pop algo diferente, una frescura muy particular. ¿Cómo ves al universo del pop en este momento?
Siempre amé el mundo del pop, pero creo que este es solo el comienzo para mí. Soy una artista independiente, todavía estoy construyéndome y descubriendo quién soy. En general, estoy muy feliz con el pop que suena ahí afuera, es inspirador pero creo que en mi caso particular siempre hay lugar para el cambio, no quiero encasillarme en nada.

¿Cuál es tu opinión con respecto a los discos en el 2019? ¿Son todavía relevantes?
Amo los discos. Para artistas ya establecidos que tienen una gran maquinaria atrás y son súper exitosos, creo que la idea del disco es genial. Para artistas nuevos e independientes como yo, no tiene mucho sentido. Lo único que quiero es hacer música, quiero romper el récord de canciones grabadas, más que The Beatles.

En tus videos hay mucho de tu personalidad. ¿Formás parte de ese proceso? ¿Te gusta hacerlo?
Por supuesto, escribo los conceptos y luego los debatimos junto a mis directores creativos. Estoy súper involucrada en cómo se ve el video y lo que quiero expresar. Amo hacer los videos, es una parte muy importante de mi arte.

En agosto vas a llevar el tour por Europa. ¿Qué pueden esperar tus fans del show?
Estoy preparando algo especial para cada noche. Acabo de terminar con la gira por Norteamérica, así que en este momento estoy muy cansada. Pueden esperar escuchar todas las canciones que aman, el Broken Tour es la primera vez que puedo hacer un show por mi cuenta y hacer que las cosas salgan exactamente como yo quiero. Yo les diría que esperen divertirse por sobre todo.

*

Foto principal: Thom Kerr.