A lo largo de su existencia, el pop ha sabido mutar y tomar de otros géneros cosas que supieron enaltecerlo y otras veces consiguieron reducirlo. En el caso del noise, si bien el pop se embebió de él e hizo su ruido propio en varios discos, no parece tan extendido en comparación con otras fusiones.

El noise pop todavía conserva esa esencia bastante anónima y pequeña de la escena independiente, frente a otras más conocidas como el electropop o el poprock.

En esta lista hay siete discos de esta última década que hicieron del noise y el pop una propuesta interesante que se empapa de otros géneros y guardan para sí mismos ruido, voces moduladas, guitarras rasgadas y melodías sobrecargadas.

Neon Indian – Psychic Chasms

2009 – Lefse

Más conocido como Neon Indian, Alan Palomo inauguró con este disco la que sería su fuerte marca autoral: una suerte de bedroom noise pop recargado, grabado completamente en su cuarto de una forma artesanal y análoga. Rememora los ochenta, entre sonidos de arcades y sintetizadores baratos.

Psychic Chasms mezcla capas de sonidos pop momentos inentendibles, que se superponen y cruzan con pequeñas intervenciones sonoras que duran solo instantes para extinguirse y darle paso a otras nuevas. La voz de Palomo carraspea en varias canciones, rompiendo esa atmósfera instrumental noise que se mantiene en todo el disco y tiene una gran relevancia en “Terminally Chill”, “6669 (I Don’t Know If You Know)” y “Psychic Chasms”, los grandes hits de este debut.

Best Coast – Crazy for You

2010 – Mexican Summer

Pura energía pop playera en el disco debut de Best Coast. El dúo oriundo de Los Ángeles produjo en 2010 un trabajo inmersivo, colorido y veraniego, con dosis de pop y decepciones amorosas en su medida justa. El ruido se hace presente desde el minuto cero, con la pulsión homemade de un dúo que perfectamente podríamos imaginar tocando en el garaje de su casa justo antes de tirarse al mar, rodeados de palmeras y un azul profundo.

La voz gritona y estridente de Bethany Cosentino libera su energía en cada tema. Aunque en momentos suene demasiado alta y estridente, sus líricas son sensatas, simples y para nada pretenciosas. Su guitarra se descose trayendo un noise agradable que desborda de fuerza y altas temperaturas.

Wavves – King of the Beach

2010 – Fat Possum

King of the Beach es un disco fuerte y potente que lleva en cada una de sus canciones un espíritu de enojo como bandera. Luego de una tormentosa presentación en España en 2009, en la que el cantante Nathan Williams perdió el control por completo, Wavves entregó al mundo uno de sus mejores trabajos a la fecha. Un compendio de doce canciones que hablan de drogas, alcohol, juventud y depresión, agrupadas bajo el ala de un noise pop bastante crudo que tiene puntos en común con el antes mencionado Crazy for You de Best Coast (los dos estuvieron presentes en un EP lanzado el año 2011).

Noise pop playero capaz de crearnos imágenes tan luminosas y coloridas como oscuras y retorcidas, siempre teñidas con guitarras que se quiebran, una batería insistente y una voz al borde de la definación.

Sleigh Bells – Treats

2010 – Mom+Pop / N.E.E.T. Recordings

El debut de Sleigh Bells quizás sea el disco más conocido del dúo de Nueva York. Representa una puerta de entrada a un sonido original y ruidoso que combina vocales dulces con riffs de guitarra pegadizos propios del punk, además de bases fuertes y ultra potentes. Esto último significa una gran marca de identidad, y sus trabajos posteriores, aunque menos conocidos y no tan celebrados, mantienen la misma impronta.

Cada canción es sumamente enérgica, desde su comienzo con “Tell ‘Em” pasando por “Riot Rhythm” y “Crown On the Ground”, los puntos más altos del disco. Un debut caótico, desprolijo, distorsionado e intenso de principio a fin, que suena como una patada directo al rostro.

Pictureplane – Technomancer

2015 – Anticon

El séptimo álbum del productor Travis Egedy, aka Pictureplane, lo inunda todo de una atmósfera oscura y densa. Plagado de sonidos electrónicos vintage, Technomancer transporta al oyente a una película de terror adolescente, grabada en un VHS viejo, pero con unas voces que le escapan al género y hacen todo un poco más amable.

Egedy llenó el disco de samples de voces femeninas combinados con bases electrónicas y sonidos brillantes. Pero de a poco el noise se va metiendo en cada canción, ahogando la voz y presentando una pista de baile oscura y atrapante.

Alice Glass – Alice Glass

2017 – Loma Vista

Producido en 2017 luego de la turbulenta ruptura con Crystal Castles, el EP homónimo de Alice Glass es abrasivo y conserva resabios noise de la banda que impulsó su carrera como personaje críptico y misterioso. Personaje que fue capaz de tomar decisiones sobre su estética y fundamentalmente sobre sus sonidos.

Producido por Jupiter Keyes, líder de la banda HEALTH, este pequeño trabajo nos induce a un pop gótico con altas dosis de oscuridad, agresividad y una atmósfera industrial. Con “Without Love”, “Forgiveness” y “White Lies”, una voz aniñada nos confirma que puede acercarse a la electrónica más dura y ruidosa pero también al pop edulcorado y romántico.

Empath – Liberating Guilt and Fear

2018 – Get Better

Originarios de Filadelfia, Empath sacó este pequeño disco en marzo, compuesto por cuatro canciones ruidosas. Sus guitarras feroces se mezclan con una voz femenina casi inaudible sepultada bajo densas capas de ruido, baterías desordenadas y apuradas, que se entrecruzan con samples de cantos de pájaros.

El corte de difusión de este disco es “The Eye” y en el demuestran que suenan como una suerte de Jesus and Mary Chain pero más acelerados, sobrepasados de energía y completamente rotos. En unos meses la banda presentará un nuevo trabajo, Environments, bajo el sello Get Better Records.