Ayer tuvo lugar la primer audiencia del que se espera sea un largo juicio contra Cristian Aldana, el líder del grupo El Otro Yo, quien es acusado de “abuso sexual gravemente ultrajante con acceso carnal y corrupción de menores“. Aldana, encarcelado en Marcos Paz desde el 22 de diciembre de 2016, fue señalado por siete mujeres como el responsable de haber mantenido relaciones sexuales con ellas entre 1999 y 2010, mientras las víctimas tenían entre 13 y 16 años.

Por otro lado, más allá del factor edad, los casos de las denunciantes muestran un patrón de conducta por parte de Cristian Aldana: todas eran sus fans, la mayoría no tenía experiencia sexual y tenían una situación familiar crítica, querían ser músicas y las contactaba a través del blog de El Otro Yo. Además, otra situación que se repite es que varias de ellas fueron abusadas antes de la relación con Aldana, por parte de familiares.

La fiscalía acusa al músico de que “aprovechando la adoración de sus seguidoras, y su inmadurez sexual, mantuvo relaciones sexuales ejerciendo violencia psíquica y física a las menores. Dirigía los actos sexuales donde las obligaba a tener relaciones entre ellas y actos en conjunto. Las obligaba colocándoles utensilios de cocina en la vagina o ano frente al resto de los participantes, así como orinó y defecó sobre una de las menores, siendo todos actos perpetrados para demostrar su predominio y de esta forma intimidar a las damnificadas, a quienes le hizo creer que tenían una relación especial y que el resto de la sociedad no entendería y por eso les pedía que guardaran el secreto”.

Los jueces que actúan en las audiencias son Rodolfo Bustos Lambert, Ana Dieta de Herrero y Rodolfo Goerner, quienes decidieron que no haya público durante las declaraciones del imputado y las víctimas.

En las próximas audiencias declararán los 102 testigos que fueron convocados por la fiscalía, la defensa y las querellas.

Comunidad Indie Hoy