Foto: Nato Olivera

Hay algo especial en la naturalidad con la que Patricia Turnes comunica sus letras, y esto está presente a lo largo de todo su último álbum. Yo tenía una vida, su segundo disco, es una obra con 15 canciones que oscilan entre estilos musicales muy diferentes entre sí. Ya en su disco anterior, Lentes oscuros, aparecía esta característica diferencial en Turnes, en lo que supone una suerte de forma genuina y carente de solemnidad a la hora de contar sus historias.

El término «electro-disgusting», inventado originalmente por el dúo español Las Bistecs,  encaja bien con el sonido de la artista uruguaya y sus letras que describen situaciones cotidianas y acontecimientos personales. A diferencia del disco anterior, Turnes agrega más variedad de instrumentos, con más sintetizadores y ritmos, y menos protagonismo de su guitarra acústica.

El disco fue grabado a fines del año pasado junto a Fabrizio Rossi de la banda uruguaya Mux y Flavio Lira de Carmen Sandiego. También incluye participaciones de Valerio Jardim del proyecto experimental Valito&Fab y Francisco Trujillo López. Escuchá Yo tenía una vida en todas las plataformas de streaming: