Tame Impala – Foto: Eric Pamies

Tame Impala cumplió con su promesa de “nuevos sonidos” para este año al lanzar los tracks “Patience” y “Borderline” hace ya algunos meses, pero aunque muchas personas amantes de la música de Kevin Parker asociaron la salida de los temas con un nuevo disco de la banda, el esperado sucesor de Currents todavía no está materializado.

En una nueva entrevista con Huck Magazine, el músico australiano explicó el por qué de la situación. Si bien Parker no abordó directamente el tema del retraso del ansiado álbum, sí habló del control creativo que se le ha dado sobre su música y cómo esto puede ser tanto una bendición como una maldición.

“Cuanto más poder y control tengo sobre la música, más libertad y respeto me otorga mi sello discográfico, entonces, menos pienso: ‘Okay, tenés que terminar esto’. Así que eso es un problema», reconoció Parker.

Más adelante en el diálogo, salió el tema sobre el nuevo hábito de Kanye West de alterar las canciones después de que estas ya están al alcance del público, tal y como sucedió con varios temas de su disco The Life Of Pablo. Con respecto a este asunto, Parker dijo que consideraba hacer algo similar con «Patience«.

“Es peligroso. Cuando escuché por primera vez que había hecho eso, simplemente dije: ‘¡Oh, no! Ese voy a ser yo’. Cuando salió ‘Patience’, no puedo decirte la cantidad de cosas que quería cambiar. Me contuve… bueno, en realidad, no. Pregunté si podíamos [hacer cambios]… algo que es mortal. Pero al mismo tiempo, y este soy yo permitiéndome aún más, la forma en que lanzamos música cambió mucho. ¿Qué hay de malo en que un artista cambie una canción después de haber sido lanzada? ¿Hay reglas que sobre que no podemos ver más allá porque estamos estancados en nuestros caminos? ¿Qué pasa si sacar una canción fue fluido? ¿Qué pasaría si no hubiera un período de tiempo establecido cuando un artista trabaja en una obra de arte y elige un día para compartirlo con el mundo y no se puede cambiar después de eso?”, reflexionó Kevin.