Que Leonardo Da Vinci pintó el retrato de Lisa Gherardini, esposa de Francesco del Giocondo, más conocido como La Gioconda o La Mona Lisa, no es ninguna novedad, pero ahora, tras años de investigación, expertos pudieron afirmar que fue el mismo artista quien realizó La Monna Vanna, el dibujo más conocido como la Gioconda desnuda.

La obra, hecha sobre cartón y cuyo origen fue motivo de controversia a lo largo de los años, posee un gran parecido a la famosa Mona Lisa, lo cual llevó a que durante mucho tiempo se cuestionara quién la había llevado a cabo.

La duda llevó a un grupo de investigadores a analizar minuciosamente el boceto y después de diversas pruebas, los expertos parecen haber terminado con el misterio que envolvía a la obra.

«Los análisis muestran que fue pintada en el taller de Leonardo con la muy probable participación del propio maestro», aseguró Mathieu Deldicque, el conservador del Museo Condé, que desde mediados del siglo XIX alberga el dibujo en los fondos del palacio de Chantilly, al norte de París.

Según los resultados de los estudios, la obra data de finales del siglo XV o principios del XVI, período de la historia que coincide con la época en que vivió el artista (1452-1519). Sumado a esto, se demostró que el material sobre el que se realizó el trabajo procedía del norte de Italia, región geográfica en la que Da Vinci tenía su taller.

Más allá de los argumentos expresados hasta acá, la evidencia más contundente surgió a partir del análisis del trazo con el que se realizó en el rostro, brazo izquierdo y seno de la mujer retratada. A través de diferentes observaciones con un microscopio sobre dichas áreas, los especialistas descubrieron que la persona que pintó la Monna Vanna era zurda, al igual que Leonardo.

Según Deldicque, se trata de un boceto que salió de la mano de un gran artista y que encuentra su inspiración en la Mona Lisa, aunque no haya utilizado a la misma modelo:

«Leonardo pintó Giocondas desde 1503. Estaba muy interesado en esa composición y decidió desnudarla. Para él representaba la belleza universal y, al quitarle la ropa, quiso hacer una alegoría del amor, de la seducción».

Cabe destacar que, a raíz del hallazgo y con motivo de recordar el 500° aniversario del fallecimiento del polímata florentino, el museo Condé de la ciudad de Chantilly organizará una gran exposición el 1 de junio que contará con la Monna Vanna y el resto de las Giocondas desnudas conocidas.