Los Rolling Stones no solo son legendarios por sus canciones, sino por su estilo de vida salvaje. Por ejemplo, Keith Richards, guitarrista y fundador de la banda, sigue rockeando fuertemente a sus 74 años: aún toca alrededor del mundo y tiene rutinas bohemias.

No obstante, el músico británico confesó en estos días no tomar alcohol desde hace un año. Según reporta la revista Rolling Stone, él simplemente decidió que era lo mejor:

«Ya era hora de dejarlo. Al igual que todas las otras cosas».

Ante la pregunta del periodista sobre si eso fue un ajuste en su vida, él contestó, en medio de risas:

«Lo podés llamar así, claro. Pero no noto ninguna diferencia, excepto que no bebo. No me sentía bien. Lo hice. Ya no quería eso para mí».

Las palabras del icónico artista pueden resultar inspiradoras para muchas personas alrededor del mundo que tengan esa misma meta. En todo caso, la avanzada edad de Richards fue sin dudas una de sus razones para darle un descanso a su hígado.

En esa misma entrevista el rockero reconoció que cada tanto se toma «un vaso de vino o una cerveza». Aunque nada como las botellas de vodka o whisky que fueron sus fieles compañeras en otra era, cuando incluso llegó a tomar un trago al que llamaba «nuclear waste».