Los conflictos entre los grandes sellos discográficos y los servicios de descarga y reproducción de música por internet datan desde el primer día en el que los últimos mencionados salieron a la luz y, lejos de terminar, continúan en la actualidad.

Ahora, Marc Cimino, un ejecutivo de Universal Music que recauda regalías para artistas de la talla de Nicki Minaj, Adele y Justin Bieber, fue el encargado de colocar en la agenda setting de los medios un nuevo caso de tensiones entre la compañía a la que él representa y Spotify, el servicio de música por streaming pago más grande del mundo.

En este caso, el conflicto se genera debido a que la compañía con sede en Estocolmo presenta videos musicales sobre muchas de sus listas de reproducción, argumentando que esta es una forma de promover artistas a sus 180 millones de usuarios. Pero, por su parte, Cimino dice que el gigante tecnológico debería pagar más por emitir estos clips.

“Nosotros queremos permitir que nuestros socios digitales experimenten y al mismo tiempo asegurar que nuestros compositores reciban un pago apropiado”, manifestó el ejecutivo en una nota para Bloomberg, siendo esta la primer entrevista en la que habló sobre el asunto. “El audio es diferente al video”.

Por su parte, Spotify sostiene su afirmación de que la mayoría de los ingresos producidos son destinados a recompensar a los artistas de su catálogo con las regalías correspondientes por su obra intelectual y artística.

Lo cierto es que esta disputa, que viene en ascenso desde hace meses, atenta con romper los lazos entre una industria discográfica que, gracias a ellos, logró salir de un hoyo que se fue acrecentando durante los últimos 20 años, y Spotify, la empresa que más se benefició de la música digital para crecer y alcanzar su valor actual de mercado de 32 mil millones de dólares.

¿Cómo se resolverá este tema? Sólo el tiempo lo dirá.