Categorías: Coberturas
| Publicado
03/09/2015

Cobertura: Vodafone Paredes de Coura 2015 - Día 2

Fotografía: Pedro Suárez

Ya hemos mencionado el carácter especial del Vodafone Paredes de Coura. El escenario Jazz, situado junto al río, amenizó los baños en la playa fluvial del Coura. Un plan veraniego escuchando música o poesía a la vez que se toma el sol.

Macadame o Núria Graham son dos de los nombres que animaron las primeras horas. El jueves musical empezó para nosotros en el escenario Vodafone FM, donde las madrileñas Hinds desplegaron su sonido lo-fi a partir de las 18:00h. Las antiguas Deers (tuvieron que cambiar el nombre para no entrar en conflicto con un grupo canadiense que se llamaba igual) han tenido un ascenso meteórico que las ha llevado a girar por Europa y Estados Unidos. Sobre el escenario son puro nervio y movimiento de melenas.

Hinds - Fotografía: Pedro Suárez

Seguimos en ese escenario durante las dos siguientes actuaciones. Tras Hinds, llegó el turno de la banda australiana Pond. Procedentes de Perth, tuvo entre sus miembros al carismático Kevin Parker, líder de Tame Impala. Ambas bandas comparten ese sonido de neo-psicodelia que está triunfando. El líder de Pond, Nick Allbrook, estuvo a su vez en Tame Impala, por lo tanto no es de extrañar la similitud entre ambas bandas. El último LP de Pond, Man It Feels Like Space Again (2015, Universal), aparecido recientemente, abarcó casi la totalidad del setlist.

Pond - Fotografía: Pedro Suárez

Los White Fence venían a presentar su álbum For The Recently Found Innocent (2014, Drag City). La banda de LA está liderada por Tim Presley, quien ha colaborado con Mikal Cronin o Ty Segall. Todo queda en la nueva ola de bandas californianas que están pegando fuerte en los últimos años. De hecho Ty Segall estuvo presente en el festival el sábado con su banda Fuzz, de la que os hablaremos más adelante. Nos quedó claro en seguida que en el escenario Vodafone FM el espacio dedicado al público era demasiado escaso. Al no ser abierto como el escenario principal, resultó ciertamente agobiante pero eso no significó un freno para el publico que bailó enfervorecido.

White Fence - Fotografía: Pedro Suárez

Con ganas de un escenario más grande nos desplazamos al principal para meternos de lleno en la locura del peculiar Father John Misty. El directo de este hombre es más que recomendable. Joshua Tillman, el que fuera batería de Saxon Shore o Fleet Foxes, emprendió en 2012 un nuevo proyecto bajo el nombre de Father John Misty. Desde entonces ha cosechado dos LP's y buenas críticas. Abrió de forma apoteósica con "I Love You, Honybear", tema que da nombre a su último álbum. Su forma de cantar, de moverse y de interactuar con los espectadores nos dejó un muy buen sabor de boca. Un recital intenso en el que no faltó su estupendo tema "Hollywood Forever Cemetery Sings" y en el que este "gurú del folk rock" terminó por los suelos literalmente.

Father John Misty - Fotografía: Pedro Suárez

Paulo Furtado está al frente de The Legendary Tigerman, la formación que ya bien entrada la noche, se hizo con las riendas del escenario Vodafone. La banda portuguesa animó con su rock a un público hambriento de marcha. Tanto es así que el cantante en un momento dado se vino arriba y no paró de repetir "rock & roll" hasta la extenuación.

Por fin llegó el momento de Tame Impala. Los australianos liderados por Kevin Parker salieron con algo de retraso, hecho que no importó a la audiencia que llenaba el recinto a rebosar para verlos. El final del escenario principal no podía ser más idílico. No sólo la música, sino también los visuales, nos teletransportaron a la época dorada de la psicodelia. Su single "Let It Happen", que abre Currents, (2015,  Universal) su último trabajo, inauguró un concierto memorable plagado de temazos. Impagables "Why Won't They Talk To Me?", "Elephant" o la genial "Feels Like We Only Go Backwards". La banda se ha convertido en el estandarte de la nueva psicodelia y su éxito ha ido en aumento. Parker sabe cómo tocar la fibra. Su voz y su genio creativo lo están demostrando. El público se resistía a que el sueño terminara y pidió con insistencia un bis que finalmente llegó y que pilló por sorpresa incluso a la propia banda, ya que no es habitual en los festivales. Improvisaron y se ganaron el corazón del público. No en vano se registraron el jueves entradas agotadas: 25.000 almas entregadas a la música.

El "after hours" del Vodafone FM contó esa noche con Mirror People y Nuno Lopes.