Foto Kevin Smith: Gage Skidmore / Foto Martin Scorsese: Siebbi

A comienzos de este mes, Martin Scorsese causó polémica con su dura crítica a las películas de Marvel. El director italoamericano por entonces declaró ante la prensa lo poco valiosas que le resultaban esas obras: «No las miro. Lo intenté, ¿sabes? Pero eso no es cine. Honestamente, a lo que más me recuerdan, pese a lo bien que están producidas, con los actores dando lo mejor de sí dadas las circunstancias, son como parques de diversiones. No es el cine de humanos tratando de expresar experiencias emocionales y psicológicas a otros humanos.»

En los días siguientes, lejos de retractarse, Martin redobló su ataque. Esa vez comentó en el Opera Royal House su preocupación por la «invasión» de los largometrajes de superhéroes: «¿A dónde van los jóvenes para financiar sus cintas ahora? No tengo idea. No van a ir a un estudio de Hollywood. Y luego, cuando la logran hacer, ¿dónde se exhibirá, cuando las salas de cine hayan sido tomadas por las películas que son parques temáticos? Los cines se han convertido en parques de diversiones. Todo eso está bien, pero no invadas todo lo demás en ese sentido.»

Tras ello, se libró un intenso debate entre los fanáticos de esa clase de filmes y los que le daban la razón al director de Taxi Driver. No es fácil contradecir a un artista de la talla de Scorsese, pero ya varios colegas se han animado a enfrentar su posición. Uno de ellos es Kevin Smith, cineasta, actor y guionista de comics. En una extensa declaración ante The Hollywood Reporter, él afirmó:

«Te apuesto mi dinero, pero creo que Martin Scorsese hizo la película de superhéroes más grande de la historia, me refiero a ‘La Última Tentación de Cristo’. No te inventas un superhéroe más grande que Jesús. Él vence a Superman y a [Robert] Downey [Jr.] cada vez, así que quizá Martin se está inclinando hacia ese territorio.»

Más adelante, Smith ahondó en su revisión de las opiniones de Scorsese:

«Mi sensación es que Martin Scorsese nunca se sentó en una sala de cine con su padre y miró las cintas de Steven Spielberg a principios de los 80 o de George Lucas a finales de los 70. No tuvo esa sensación de magia y maravilla. Todavía puedo entrar a una de esas películas de cómics, divorciarme del hecho que hago esto para vivir, liberarme, y que mi padre muerto regrese por un instante, por dos horas. Y es personal para mucha audiencia. Vos sabés, no estamos discutiendo si cuenta o no como cine. Te aseguro que existe algo que disfrutó con sus padres, como un musical. Algunos dirían: ‘Un musical no es cine de verdad’, pero Martin Scorsese creció con musicales y te apuesto a que significan bastante para él. Estas producciones [de Marvel] provienen de un núcleo. No está equivocado, pero a la vez, tampoco lo estamos nosotros por amar esas películas. Y son cine.»

En todo caso, hay otros cineastas que incluso se entusiasman con el éxito de metrajes como Avengers: Endgame. Por ejemplo, James Cameron celebró el hecho de que la cuarta entrega de los vengadores haya superado a Avatar como el filme más taquillero de la historia.